martes, 31 de enero de 2017

Día agotador

¡Hola cariñotes! 

Hoy no puedo hacer absolutamente nada. Ha sido un día realmente agotador. El nene no nos deja dormir, porque está en esas fases de adaptación a los bibes. Por lo que no tengo mucho tiempo de pensar. Sabéis que intento escribir todos los días y pasarme por vuestros blogs. Y prometo pasarme en breve. Imsguno que esta noche nos dejará dormir algo más. (O eso espero,seguramente solo es una vaga esperanza 😂). Así que mañana intentaré retomar el ritmo. ¡No penséis que me he olvidado! Solo necesito un poco de relax. 

¡Buenas noches! ❤

lunes, 30 de enero de 2017

Mi reto con canciones #10

¡Comenzamos la semana!

¿Cómo habéis pasado el finde? Hoy termino al fin mi propio reto de canciones. Así que mañana tocará empezar algo nuevo. Ya veremos. Tal vez adelante el reto de esta semana para vosotros y lo empiece yo... Que tengo que ir haciendo cosas o me quedo atrás. Y tengo muchas pendientes. 😛

Bien, como no tengo mucho tiempo para escribir hoy, vamos a ver que sale con este reto. Para saber en que consiste, aquí os dejo el link: ¡TE RETO CON CANCIONES! #10


Llueve


"La lluvia golpea mi ventana, tú no estás. Te echo tanto de menos... Cada vez que escucho un golpe, creo que eres tú. Llamándome para escaparme contigo y pasar la noche bajo la lluvia o viendo las estrellas sobre el capó de tu coche.

Sé que era egoísta pedirte que te quedaras. Sin embargo, ahora me arrepiento de no haberlo hecho. Nuestros besos nunca fueron solo besos, eran algo más. Debí decirte lo que sentía por ti. Fui una cobarde. Ahora sé que no vas a volver, porque los kilómetros que nos separan, son demasiados. Y esto no funcionaría. Espero que allí donde estás, encuentres a una persona que te haga feliz.

Te quiero, Janine."

Pulsó la tecla de enviar y dejó el portátil sobre la cama. Miró por la ventana y rompió a llorar. Había sido tan tonta que no podía dejar de recriminarse a si misma, no haber ido al aeropuerto para pararle.

- ¡Cobarde! - Se gritó a si misma enfadada y lanzó un cojín contra el espejo al verse en semejante estado.

De pronto, el portátil hizo un sonido que ella reconoció al instante. Le había respondido. ¿Debía abrirlo? Se tiró en la cama y con un solo click, empezó a leer.

"Yo también esperaba que no fueses una cobarde, pero me dejaste marchar. ¿Porqué? ¿Porqué lo hiciste? Hubiese preferido que me dijeses las cosas a la cara, pero no... Siempre tan tú. Por eso mentí. Por eso te dije que me iba para siempre. Anda, abre la puerta que me estoy calando hasta los huesos."

Estaba perpleja. -"¿Cómo?" - Salió corriendo hacia la puerta. Y ahí estaba él, empapado de pies a cabeza. No se había marchado. seguía siendo el vecino molesto que aparecía cada vez que lo necesitaba. Pero ahora ya no era su vecino. Se lanzó a sus brazos y le besó. Le besó hasta desgastarle los labios. Hasta dejarlo seco. La había engañado, como solía hacer para salirse con la suya. Pero esta vez, al fin habían llegado a un punto donde ya no había retorno...


FIN

domingo, 29 de enero de 2017

Mi reto con canciones #9

¡Hola cariñitos!

¿Cómo estáis? Yo como siempre, apenas duermo y el nene tiene unos cólicos y gases que le hacen ponerse fatal. Pero bueno, son cosas de bebés. Y tengo que aprovechar los ratitos que tengo para dormir y hacer cosas de casa, entre otras... Así que siempre que termino de cenar y el nene  está frito, pues me pongo a escribir lo que puedo. No hay que perder las buenas costumbres. No sé que me saldrá para el reto de hoy, pero espero que os guste. 😚

Si queréis hacerlo y saber como, no tenéis más que clickar aquí: ¡TE RETO CON CANCIONES! #9


No quiero, pero si quiero. 

En un piso en pleno centro, una pareja discutía, como cada noche... Pero esta vez, era por algo importante.

- No seas pesado. Te he dicho que no. -Dijo enarcando la ceja algo molesta. - Necesito tiempo. Que te quiera no implica que des por hecho que vaya a decir que si. Al menos, de momento...

- ¿Es que acaso no soy suficiente para ti? - Se cruzó de brazos.- ¿Es por tu familia? ¿Porqué no soy alguien importante?

- No es eso... -Suspiró ella cansada.- Sabes que nunca ha sido eso. Simplemente, no veo la necesidad de tener que firmar un papel todavía. Además, estoy gorda. - Se señaló la barriga.- ¿Acaso no es suficiente con que vaya a tener un hijo tuyo?

- Yo no he dicho eso. -Frunció el ceño.- Siempre te llevas la conversación a tu terreno. ¿Porqué no dices que si? Todas las mujeres queréis casaros. ¿Porqué tú no? He visto esas revistas que tienes escondidas bajo la cama.

- ¿Has rebuscado entre mis cosas, Nathan? - Levantó una ceja con cara de demonio, las hormonas la estaban controlando. - ¿Es que acaso buscabas alguna infidelidad? - Dijo con dolor.

-No seas absurda. Estaba buscando las carpetas donde tengo mi partida de nacimiento y las encontré por casualidad en las cajas. - Suspiró y la abrazó. - Siempre estamos igual... -Empezó a reír.- Anda, cásate conmigo, no seas tonta.

-Pues claro que me casaré contigo... Idiota. -Y dicho eso, lo selló con un beso.

Y dicho esto, los gritos se convirtieron en otro tipo de gritos.



FIN




sábado, 28 de enero de 2017

Regalo de San Valentín y mi vida como mami

¡Hola amores!

¿Cómo estáis? Hoy me tomo un descanso de retos para enseñaros el tan esperado regalo de San Valentín. Pensaba subirlo más tarde y dejaros con la intriga, pero ya tengo ganas de usarlo. Y ahora que está tan nuevo... Da hasta pena no hacerle las fotos. Ya que luego pienso darle mucha caña.

Bien, pues voy a
empezar. ^_^



En primer lugar, mi tan querido rímel. No sé vivir sin este. Antes del embarazo tenía unas pestañas que parecían abanicos, pero ahora, con tanta pérdida de vitaminas y tanto estar enferma... Pues necesito un poco de ayuda para que queden más negritas y parezcan más tupidas. Así que lo primero que quise, fue esto. Ya que los gasto como si fuesen agua.



Después, como comenté en alguna ocasión, siempre uso pinceles. Ya que las esponjas que uso, me dejan demasiado rara la piel y el maquillaje no queda como toca.

Por lo que necesitaba un par de pinceles nuevos. Son bastante suaves y baratitos, el precio oscila entre los 4-5 euros cada uno. Y la verdad, es que la chica sacó unos para que viese como eran y me gustaron. Si os gustan, son de Müller. Y están bien de precio.




En tercer lugar, una de las cosas más importantes. Os he dado mucho la guerra con lo de que en el embarazo tenía la cara como una paella. Por lo que necesitaba urgentemente un tratamiento facial que me ayudase a recuperar el equilibrio.

Por lo que la chica nos aconsejó. Ya que yo fui con él a comprarlo, porque estas cosas son complicadas de elegir.
Me compró este pack en el que vienen: Jabón, tónico y una hidratante. Bastante completo. Además que al ser de la marca Clinique, hacen muchas pruebas para intentar evitar alergias en la piel. Por lo que es bastante difícil no acertar.

Los botes no son muy grandes, ya que es un pack para unos dos meses, pero espero grandes cosas de estos productos. No os puedo decir los precios de algunos productos, porque ni siquiera me fijé y él no me dejaba mirar. 🙈  Pero creo que está más o menos por los 35-40 euros.


En cuarto lugar y no menos importante, de hecho creo que también es una parte fundamental del regalo, estas tres cositas.

Unos polvos marca Clinique. Un tono mate que te deja la piel bastante tersa. Con la curiosidad de que aparte de ser polvos de maquillaje, también ayudan a tratar la piel con granitos. Es el número 03 stay beige. A mi me encantó cuando me lo probó en la piel.

También un maquillaje, también marca Clinique. Y también con tratamiento para los granos. Vamos, una gozada para la piel ,ya que te ahorras mucho en más tratamientos. Y realmente, cuando me lo puso, (de hecho me quitó el maquillaje que llevaba y me probó este para ver si me gustaba), me dejó la cara como de porcelana y no parecía que fuese maquillada. Por lo que me parece un gran acierto. Es el tono 03 fresh neutral. Además, que huele de maravilla y eso siempre es un extra. No hace ese efecto máscara que dejan algunos.

Y por último, el pintalabios de mis sueños. Un tono marrón oscuro que me volvió loca nada más verlo. Ya sabéis que adoro los tonos oscuros, así que este, iba a venirse conmigo si o si. Es de la marca Lancôme. El tono Chez Prune 292N. Para mi gusto, el ideal para mi. Aunque claro, ya cuando pueda arreglarme y lo veáis en la piel, os lo podré enseñar mejor.

¿Y bien? ¿Qué os ha parecido el regalito de mi marido? Está muy trabajado, ¿eh?


Pues esto es lo que hay. Y como veis en la foto de arriba, mi cachorrito está creciendo y está super sano. Bueno, el pobrecito siempre tiene gases y lo de ser mamá, aunque ya estaba entrenada, está siendo bastante duro. Sobretodo a la hora del sueño, ya que hoy por ejemplo, no he dormido más de tres horas en total.

Estoy super contenta, pero tan cansada, que me caigo por las esquinas. También al ser mi hijo, la preocupación por todo, siempre aumenta. Y el miedo a que le pueda pasar algo o que se ponga malito, pues siempre está. A veces paso más tiempo mirándole que haciendo otras cosas. Pero es normal.

En fin, estoy tan cansada que espero que hoy al menos pueda dormir más de dos horas seguidas. Últimamente hago las entradas tan tarde que a veces no me acuerdo de si las he escrito o no. 😂

Mi aventura de mamá está siendo estresante, pero estoy muy satisfecha. Así que ya os iré contando, cuando no me caiga por las esquinas. Jejeje

Un beso, ¡hasta mañana!



viernes, 27 de enero de 2017

Mi reto con canciones #8

¡Y ya llega el finde! ¡Al fin viernes!


Por fin podré descansar un poco, que falta me hace. Tanto médico, tanto salir y la falta de sueño, me tienen K.O. Pero aun así, aquí estoy, intentado escribir cada día. Hay que sacar tiempo para uno mismo y para nuestros pequeños placeres. ¿O no?

Debo decir que mi niño se porta tan bien, que a pesar de que me cueste dormir, estoy muy contenta. Así que vamos a ver si mi cerebro se porta bien y me sale algo decente para el reto de hoy.
Si queréis saber en que consiste, click aquí: ¡TE RETO CON CANCIONES! #8


Mi vida con un vampiro


Estuve a punto de no ir, sabía que hacerlo, implicaba terminar con mi vida. Empezar de cero. Sin familia, sin mis amigos... Pero él era con quien quería estar. ¿Cómo iba a dejarle marchar? Al fin había conseguido a una persona que me hacía feliz. Si, era un asesino. Y si, mi decisión no iba a ser fácil. Sin embargo, era la única persona que me entendía. Y su naturaleza chulesca, me volvía loca.

- Estoy aquí. - Dije mirándole profundamente. - Y te quiero a ti. Te elijo a ti. -Tenía miedo, pues el cambio iba a ser drástico. No iba a morir jamás.

- ¿Estás segura? No quiero que te arrepientas. Para esto, no hay vuelta a atrás. Lo sabes... -Me miraba con pena. ¿Acaso no quería estar conmigo? - Sabes que quiero que estés conmigo. -Dijo como si pudiese leerme la mente.- Pero no quiero que tomes una decisión precipitada. Quiero que seas feliz. Quiero que no puedas culparme, que esta decisión sea tuya. Que no sea solo por mi, si no porque tú también lo quieres.

- Es lo que quiero. He tomado mi decisión. Y si una vida contigo, implica la muerte y la vida eterna, la sed y que me vuelva una maníaca... Lo acepto. Porque te quiero a ti así, como eres.

En ese momento, me agarró por la nuca y sentí sus labios fríos en mi cuello y luego me besó.

- Le pides a un loco, que haga una locura. ¿Lo sabes? - Me miró con los ojos rojos y con sus dientes asomando. Y esa cara hacía que mi excitación fuese mayor. Definitivamente, quería esa vida. Querá estar con él, quería vivir de verdad.

- Si, lo sé, por eso estoy aquí. Porque tú eres el único capaz de hacer semejante tontería y de quererme como soy. Y te quiero porque estás loco.

- Estás tan loca como yo... Bienvenida a mi mundo, princesa. -Dicho eso, sentí sus fríos colmillos en mi cuello y como mi corazón se iba parando. La oscuridad ya estaba entrando en mi. Por fin, mi nueva vida.


FIN

jueves, 26 de enero de 2017

Mi reto con canciones #7

¡Feliz jueves!

¿Cómo estáis? Yo hoy bastante mejor. Al fin termino las pastillas que me tenían torturada. El ginecólogo me ha dicho que me ve fenomenal y que estoy mejorando rápidamente a pesar de lo que pasó. Además, mi maridito me ha adelantado el regalo de San Valentín, que ya en enseñaré en otro post, porque es un regalo un poco extenso. Cremitas, maquillaje, ya sabéis. 😝  Un buen
                                                                                    regalo-capricho.

Bien, como dice el título, hoy toca más reto. Se me acumulan las cosas y ahora que el nene duerme, tengo que aprovechar. Jejeje. ¡Vamos a por ello! ¿Quieres saber en que consiste el de hoy? Haz click aquí: ¡TE RETO CON CANCIONES! #7 


Ni contigo, ni sin ti


"Querido Elijah:

Sé que no me he portado bien contigo. Que te he hecho mucho daño. Sabes que jamás quise hacerlo, pero me he demostrado a mi misma, que esto no puede ser. Juntos somos lo mejor y lo peor. Tú haces que saque lo peor de mi, aunque nos amemos hasta la saciedad. Te he sentido tanto, que incluso duele. ¿Porqué hemos acabado así? Tú y yo siempre seremos uno, aunque no podamos estar juntos.

Quiero decirte, que cada minuto, cada segundo, lo atesoraré. Porque a pesar de todo, eres el amor de mi vida. Que no estemos juntos, no quiere decir que no te ame. Que no sienta que ambos hubiésemos podido ser grandes. Mi vida, te escribo con lágrimas, con dolor y con pena. Porque te tengo aquí al lado, durmiendo y tú aun no sabes que va a ser la última vez que te vea. Vas a ser feliz, porque te lo mereces.

Te amo, Katherine."

Cerró el papel y lo puso sobre la almohada. Besó su frente y se levantó de la cama. Se vistió sin ganas, pero sabía que estaba haciendo lo correcto. Haciéndose daño, no iban a llegar a ninguna parte. Solucionarlo todo con sexo, no era lo correcto. Habían llegado a las manos, su relación era un desastre. No iban a llegar a buen puerto. O uno de los dos acababa muerto o en la cárcel. Y ninguno quería eso. Pero uno de los dos, debían ser el fuerte y esa debía ser ella. Por eso, cogió su bolso y se despidió del amor. Sabía que no iba a volver a enamorarse de nadie más, pero que había tomado la decisión correcta.

Salió de la casa y se despidió entre lágrimas, sin hacer ruido. Sabiendo que esa era la última vez que iba a sufrir, pero que iba a echarle de menos para siempre.


FIN


martes, 24 de enero de 2017

RETO CON FRASES #3

¡Mis amorcitos! ¿Qué tal?

Hoy toca reto. ¿Quién está dispuest@ a hacerlo? ^_^
Bien, las frases de el reto de hoy son:

1. Te dije que no te enamorases de mi.
2. No me mires así, odio que lo hagas.
3. Tengo que matarte. Lo siento.

Y las condiciones son mucho más fáciles, mínimo 200 palabras. Y debéis elegir DOS FRASES.
No olvidéis re-dirigir y nombrar al blog para que más gente se anime a hacer estos retos y lean a los otros participantes. ^_^

Espero vuestras historias. Recordad dejar el link del reto para que os pueda añadir a la lista.


PARTICIPANTES:


Desilusión  - Yessy Kan (Manifestkan)
Frío - Kath Hartfiel (Solo me pasa a mi)







Mi reto con canciones #6

¡Holaaaaa! ¿Qué tal?

Yo cansada, como siempre. Dormir es un poco difícil y aprovecho cualquier momento para echar una cabezadita. Y el resto del tiempo, lo intento pasar haciendo cosas de casa, médicos, y obviamente, estar por aquí y leeros. Así que hoy vamos a por otro reto, que así me los voy quitando de encima. Espero que os estén gustando los que voy haciendo. Aunque no os acostumbréis a esto, que también haré mis típicos post de compras, mi vida, etc. Ya me conocéis, soy una parlanchina. Y como poco a poco me voy recuperando de todo, empiezo a tener más energía. No es fácil, pero soy fuerte y me tengo que levantar de todo.

En fin, vamos al lío. Hoy toca el sexto reto. A ver que os parece, porque como suelo hacerlo, lo voy a escribir ahora mismo. Si queréis hacerlo, no tenéis más que clickar aquí para saber las reglas: ¡TE RETO CON CANCIONES! #6


Te odio, pero te quiero


Julia llegó al hospital bastante enfadada. Cole la tenía frita. ¿En serio tenía que aguantar verle con otras y luego buscarla? Cerró la puerta del coche dando un portazo y entró al hospital echando humo.

- ¡EH,TÚ! -Gritó entrando a su despacho.- ¿Se puede saber de que vas? ¿Eh? - Su mirada le fulminó, pero él sonrió divertido.

- ¿Qué pasa? ¿Acaso estás celosa? Pensaba que no querías nada conmigo. ¿Es que ahora si que te da rabia que me acueste con otras? - Levantó sus enormes ojos verdes y la miró profundamente. - ¿Estás rabiosa? ¿Es que me quieres solo para ti?

- Ni en broma. -Dijo relinchando como un caballo. Estaba totalmente indignada.- Pero yo no soy el segundo plato de nadie. Y si crees que voy a volver a acostarme contigo, ¡vas listo! - Salió del despacho con la cara roja de rabia. Todos los que estaban fuera la estaban mirando, pero le daba igual. Esta vez, Cole se había pasado.

Vivían juntos desde hacía cinco años y llevaban dos acostándose esporádicamente, pero la noche anterior, le había escuchado con otra. Y eso la había matado. Sabía que no tenía derecho a exigirle nada, ya que había sido ella la que lo había rechazado en su momento. Cole tenía fama de putero empedernido y ella tenía miedo, pero no había podido evitar caer en sus redes. Se había enamorado hasta las trancas. Y lo peor es que él lo sabía y debido a su rechazo, se estaba vengando. Pero de que manera lo estaba haciendo...

Pasó la mañana encerrada en su despacho, cuando en un momento de relajación al terminar las consultas, empezó a sentirse mal. Estaba mareada y las pulsaciones le estaban bajando. Su cuerpo sudaba y apenas le salía la voz. Intentó llegar a la puerta, pero justo cuando la abrió, se desplomó. Tan solo pudo escuchar gritos a su alrededor y luego todo se desvaneció, se volvió negro.

Al abrir los ojos, vio a Cole frente a ella. Tenía los ojos rojos y cara de no haber dormido en días. ¿Cuánto tiempo llevaba allí?

- ¿Qué ha pasado? ¿Qué hago aquí? -Preguntó llevándose la mano a la cabeza.

- Pues que llevas casi una semana sin comer. ¿Es que eres idiota o te lo haces? Parece mentira que tengan que cuidarte como a un bebé. -Gruñó. - ¿Acaso voy a tener que vigilarte?

- Nadie te ha dicho que tengas que hacerlo. Ni nadie te lo ha pedido. -Intentó levantarse, pero estaba sin fuerzas.

-En serio, a veces eres peor que una niña pequeña. Cuando vayamos a casa, te juro que te voy a meter la comida con embudo.

-Yo no te importo. Así que no te hagas el bueno ahora. Bien que anoche dabas golpes para que me enterase de que estabas con otra. Eres un capullo.

- Pues bien que estás enamorada del capullo... Pero eres una cobarde. - Le guiñó el ojo. - Vendré a buscarte luego ,cuando me apetezca darte el alta y te llevaré a casa. - Dijo plantándole un pico en los labios.- Deja de hacerte la dura, total, no puedes vivir sin mi. Ni yo sin ti.


FIN


¿Qué os ha parecido? :)

lunes, 23 de enero de 2017

Mi reto con canciones #5

¡Hello! ¿Cómo estáis?

Hoy toca hacer el reto número 5, ¿tenéis ganas de leerlo? Hoy estoy tan cansadita que no voy a explayarme mucho. Más bien, voy a ir directa al grano, es decir, a escribir el reto, porque no doy más de mi. He pasado el día caminando con el nene y mi marido y aun no sé como estoy de pie. *Risas* Pero esa es la vida de mamá. Bueno, como siempre, si queréis saber de que va el reto y queréis hacerlo, dadle click aquí: ¡TE RETO CON CANCIONES! #5


Nadie

Caroline subió las escaleras corriendo. Sabía que había perdido el norte. Había dejado al que sería el amor de su vida, por volver a tener una vida normal. Sin embargo, ya nada era normal. Su nueva pareja no le daba vida, no sentía esa alegría, ni esa emoción. ¿Porqué había dejado a Klaus? ¿Porqué había sido tan estúpida? Se tiró en la cama y rompió a llorar. Por primera vez en su vida, se arrepentía mucho de los cambios que hizo, pensando que su vida iría mejor. Habían pasado dos meses desde que lo había dejado. Su nueva pareja, era realmente encantadora. Atento, amable, todo un caballero, pero... Un corderito. Podía manejarlo a su antojo. Y eso era lo que precisamente odiaba, ¿podría volver a por Klaus? ¿Podría él perdonarla después del abandono?

Derramó muchas lágrimas esa noche. Su novio apareció con la cena, pero ella no tenía hambre. lo miraba sin vida, vacía. Aunque intentaba sonreír, él se daba cuenta de que pasaba algo. Klaus había matado por ella, había hecho locuras. Había cruzado medio mundo para estar con ella, para cuidarla, para salvarla. Y ella lo había dejado sin mirar atrás. Pensando que todo sería mejor, tranquilo. No iba a poder tener hijos, no iba a poder tener una vida normal con un humano. Ella sabía que Klaus era su única opción. No por ser inmortal, sino porque era el único que podría acompañarla por el resto de sus vidas. Tal vez por toda la eternidad. ¿Iría a buscarle?

Se levantó de la mesa, miró a su ya ex-novio, pues lo había decidido en ese mismo instante y cogió su chaqueta. Dispuesta a arrastrarse para volver con Klaus. Le necesitaba. Le causaba ansiedad no estar cerca de él. Sus vidas estaban ligadas para siempre. Por eso cuando llegó a la puerta de su casa y vio a Klaus esperándola con una sonrisa, supo que no se había equivocado. Había vuelto a casa.


FIN


Y con esto y un bizcocho... ¡Hasta mañana a las ocho! 😜   Bueno, ya veremos si es a las ocho. *Risas* Muaks

domingo, 22 de enero de 2017

Mi reto con canciones #4

¿Qué tal, domingueros? ^_^

Yo aquí, despierta desde tan temprano que parece que no haya dormido nada. El cachorrito es un bicho malvado que no nos deja dormir, pero luego nos sonríe y se nos cae la baba. Así que... ¿Cómo enfadarse por parecer un zombie? Imposible. Bien, me estoy tomando lo de mis propios retos bastante en serio, así que voy haciendo a medida que puedo. Vamos a ver que sale hoy. ¿Quieres saber en qué consiste para hacerlo? Click aquí: ¡TE RETO CON CANCIONES #4!



Arrepentirse, jamás


El amor que sentían, era demasiado fuerte. Los besos que se daban, eran droga para ellos. No podían separarse. Aunque en el fondo, sabían que debían hacerlo. Ambos tenían a otras personas, no podían estar juntos. Y uno de ellos, iba a marcharse para siempre. Era una agonía saber que se iban a perder y no iban a poder evitarlo. Pero la enfermedad era incurable.

Iban a aprovechar hasta el último momento juntos. Se desnudaron, se besaron, se dijeron cuanto se amaban, pero a veces, se les olvidaba respirar y acababan agitados. Llevaban un año viéndose a escondidas, sabiendo que podían cogerlos en cualquier momento. Sabiendo que sus parejas en el fondo, sabían lo que estaba pasando. Pero no les importaba. Se necesitaban. Y más en ese momento. ¿Cómo iban a desaprovechar los últimos momentos juntos? ¿Cómo iban a estar separados, precisamente en ese momento?

-  ¿Te quedarás conmigo? -Preguntó con tristeza. - No tienes que hacerlo. Soy yo la que se va. No quiero que lo veas.

- No voy a dejarte sola jamás. -La besó. - Nos iremos juntos a cualquier parte. Hasta el final. Te lo he dicho muchas veces. Fui un cobarde en su momento y acabé con la persona equivocada, pero quiero acabar con la correcta. Y si la correcta no puede estar conmigo en vida... Lo estaremos por la eternidad.

- Te quiero, pero estás loco. -Sonrió sin apenas fuerzas.

Quedaban pocas horas, habían huido. Iban a pasar los últimos momentos juntos. Y si uno se iba, el otro también... Daba igual la forma, pero ya no había vuelta atrás. Después de su noche juntos, ahora se daban la mano para saltar. No habían arrepentimientos. Se dieron un último beso y se tomaron la botella de vino.

Encontraron sus cuerpos, abrazados y con una sonrisa en los labios.

Sus parejas no daban crédito. Sabían que los estaban engañando, pero cuando la policía los avisó, se sorprendieron. Jamás esperaron el desenlace de aquella relación. ¿Quién iba a imaginar que ese amor era tan fuerte? ¿Quién iba a pensar que él iba a ser capaz de irse con ella?

- Lo han hecho... Juntos. ¿Y ahora qué? - Las lágrimas surcaban los ojos de la mujer.

- Supongo que los dos sabíamos que no iban a estar con nosotros. Era demasiado evidente. No nos querían. Nos interpusimos entre ellos y nos aferramos a un amor que no existía. Debemos retomar nuestras vidas. -Dijo sin expresión. - Ellos ahora... Son felices. Estén donde estén.

- No pensaron en nosotros, fueron egoístas. ¿Porqué no nos dejaron antes? Prefería ser una divorciada, que una viuda. -Dijo pasando de la pena a la rabia.

- Porque no pensaron. Ella se moría y se desesperaron. Esto no es fácil, pero supéralo. -Dijo marchándose con todo el dolor de ver a su mujer muerta, en brazos de otro hombre. Y por primera vez en meses, con una sonrisa en la cara, que no era para él.


FIN


Espero que os haya gustado. Tal vez me ha quedado muy dramático. No sé, pero últimamente, es lo que me sale. ¡Ya me vais comentando!


¡Hasta mañana!

sábado, 21 de enero de 2017

Mi reto con canciones #3

¡Hola cariños!

¿Cómo estáis? Yo aquí, muerta de sueño y con un frío que pela. Ya ni con la chimenea O_O ¡Pero me encanta! ¿A vosotros? Es que el verano me agobia. Estaba deseando que llegase este tiempo, aunque tampoco tan brutal, porque hay mucho desastre en Mallorca. El temporal es demasiado fuerte para nuestra isla.


En fin, hoy toca otro de mis retos. ¿Aun no lo has hecho y quieres hacerlo? Recuerda que hay muchos más y estaré encanta de añadirte a las listas.  Clica aquí para saber de que va:  ¡TE RETO CON CANCIONES! #3


El verdadero yo

Damon corría cada vez más, sabía que si no lo hacía, la iba a perder. Ella se había alejado de él, el miedo le había podido. Pero ahora estaba en peligro y aun sabiendo que lo que Damon haría no le iba a gustar, era el único que podía salvarle la vida. Ese era el verdadero Damon: Un asesino sediento de sangre... Pero no iba a ser un asesino por gusto, lo iba a hacer por ella. Por amor.


FIN


Realmente, ahora me salen textos cortos, porque ando cortita de tiempo, pero poco a poco iré recuperando toque. Espero que os haya gustado.

MUAKS

viernes, 20 de enero de 2017

Mi reto con canciones #2

¡Hola! ¿Cómo estáis? 
Las cosas empiezan a volver a la normalidad. Empiezo a moverme cual pececillo y aunque tengo las molestias típicas tras un parto complicado, me estoy recuperando bien. ^_^ Así que vamos a ejercitar un poco el cerebro. Voy a seguir con mi reto, que como sabéis los voy haciendo poco a poco. Y eso no puede ser. ¿Cómo os voy a retar a vosotros si no los hago yo? ¡Qué malota soy! Jeje, pero aquí estoy para hacerlo. Vamos a ver que sale, porque como sabéis, casi todos los retos, suelo escribirlos al momento. Espero que no me salga un churro, después de tanto tiempo. 

¿Aún no has hecho el reto y te interesa saber de que va? Aquí tienes el link: TE RETO CON CANCIONES #2


No te merezco

Me voy, no porque no te quiera. Es que el daño que te he hecho, no te lo merecías. Tú mereces todo el amor del mundo. Mereces que te adoren y aún así ,siempre vienes por mi. Me he marchado muchas veces, pero esta vez te pido que seas feliz. Que te olvides de mi. Que no vengas a buscarme. Seguramente, te costará no venir a buscarme y a mi me costará no volver llorando y pidiendo perdón. Porque te voy a echar de menos, ya que eres la única persona que me conoce de verdad. 

Adiós, mi amor. Siempre te amaré, sé feliz. 



FIN


¡Espero que os haya gustado! No sé si ha quedado muy bien, pero mi cerebro hoy no daba para más. ¡Qué duermo muy poquito! jejeje 


Hasta mañana 💕

jueves, 19 de enero de 2017

Tag: Películas

¡Cariñitos! ¿Qué tal el día?

Aquí hace un frío de mil demonios. BRRRRR! ¡Achís! (Si, lo que me faltaba, estoy constipada y tengo una pupita en el labio, ¡duele! T_T). En fin, como veis en el título, hoy tengo un tag que tenía pendiente del año pasado. O_O ¿En serio? He pasado demasiados días desconectada. Menos mal que ya me estoy poniendo al día.

En fin, ¡vamos a ello! Ya sabéis que estos tags siempre sirven para conocer más a los bloggers. En este caso, a moi. 😊  Hoy estoy de buen humor, así que voy al lío antes de que el peque me llame. Jeje.

1. ¿Cuál es tu película favorita? 

Imposible. No puedo decidirme por una. Sin embargo, si que diré cual es, una de las que más me gustan: A walk to remember. Un paseo para recordar. (En España). Está basada en un libro del mismo nombre que escribió el autor Nicholas Sparks. Es uno de mis autores favoritos en cuanto a género romántico y drama, se refiere.


2. ¿Cuál es la escena que más te gusta de tu película favorita? 

Una de las mejores escenas es cuando Landon empieza a cumplir la lista de deseos de Jamie. Pero mi favorita es cuando ella le dice que no se enamore de ella y él se ríe. Pobre iluso, no sabía que iba a enamorarse hasta las trancas. 



3. ¿Cuál es la película que te hace llorar? 

Lo digo y lo repito: Un paseo para recordar. Ni Titanic, ni ninguna otra que sea de drama. Para mi, esta película, marcó un antes y un después. Ya que fue la primera película que me hizo llorar de verdad. Que la sentí duramente. Aparte que la banda sonora es impresionante y se me ponían hasta los pelos de punta. 


4. ¿Cuál es la película que te gusta y todos odian? 

Mmmm... Esta es difícil. Más que nada, porque a mi me gusta mucho el cine gore y las películas de terror antiguas. Y no a todo el mundo le gustan los efectos antiguos. Una película que por ejemplo mi marido dice que no le gusta porque le parece una chorrada es : DEMONS de Dario Argento. Es antigua con ganas, pero a mi me encanta. Soy muy friki de este tipo de películas. Me causan risa y me entretienen mucho. Llamadme loca... *Lo sé, lo estoy.*



5. ¿Qué película odias y todos aman? 

Hay muchas que odio. Pero hay una que me saca de mis casillas: Guerra mundial Z. ¿En serio? ¿Zombies que corren? NO. ZOMBIES CACA. Si un zombie corre, no tiene gracia. 



6. ¿Cuál es tu pareja preferida de películas? 

En esta, lo tengo claro, adoro a Johnny Depp en Piratas del Caribe, junto con Keira. Hacen que me mee de risa. Pero tampoco soy objetiva, porque adoro a Johnny Depp... 👀   Pero esos personajes y su relación amor-odio, me matan. 



7. ¿Cuál es el actor o actriz del que estás enamorad@? 
Vale, aquí tengo dos y son INTOCABLES. Son mis niños. Y si pudiese los fusionaría o me montaría un trío con ellos. *Qué cochinota soy jojojo* Ian Somerhalder y Joe Manganiello. Esos dos hombres... ¡ARGGGGG! Malotes y sexys. :) 





8. ¿Quién es tu villano favorito?

No sé quién decir, porque soy fan de los villanos. La mayoría suelen ser mejores que los protagonistas. Más divertidos, más todo.  ¿No os parece? Por decir, alguno, Haníbal Lecter. Es un personaje espectacular, interpretado por un actor aún más increíble. 



9. ¿Cuál es la película que te sorprendió? 

Airbender, el último maestro del aire. Realmente, había visto el anime, solo algunos capítulos, pero la película me sorprendió gratamente. Los efectos me gustaron y me parece una pena que no la hayan continuado. Esperemos que el director recapacite, porque a mi no me pareció mala. 



10. ¿En qué película te gustaría vivir? 

Complicado, porque soy más de series que de pelis... Mmmm... Jo, yo viviría en Mistic Falls de Crónicas vampíricas. Por si Damon quisiese chuparme la sangre o lo que no es la sangre. *Uy, eso ha sonado muy pervertido... jiji.* Pues, no sé... Esta me la salto, porque no hay mundos de pelis que me llamen la atención. A mi me van los vampiros, lobos, etc... Y no hay muchas pelis que me apasionen sobre ese género. 

Tal vez en una peli musical, para poder cantar todo el día. :) 

11. ¿Cuál es tu género favorito? 

TERROR. Lo digo a boca grande, porque hay tan pocas pelis de terror buenas que las pocas que me gustan son de mis favoritas. 


12. ¿Cuál es tu película de animación favorita? 

Difícil... ¿Cualquiera de Tim Burton? ¿Cualquiera que contenga escenas musicales? Algunas preguntas son difíciles, pero ya sabéis por donde van los tiros. Una de las que me gustan mucho, es la Bella y la Bestia por el tema musical. Me encanta la banda sonora. 



13. ¿Cuál es la primera película que viste en el cine? 

Sinceramente, mis padres me llevaban tanto al cine... Que es imposible acordarme. He visto demasiadas películas y no recuerdo cual fue la primera. 


En fin, creo que hasta aquí por hoy. ¿Os ha gustado el tag? Si lo hacéis, no os olvidéis de avisarme para que me pase a leeros. 

¡Muaks!



miércoles, 18 de enero de 2017

Cambios en el cuerpo: Post-parto.

¡Hola amorcitos! ¿Cómo estáis?

Yo viendo progresos y cambios en mi vida. y uno de ellos, como ya dije, es el cuerpo. Estos últimos meses, todo ha dado un giro radical. Sabéis que hace dos años, hice una dieta muy estricta y me quedé bastante delgada y en un peso saludable. Y ahora con el embarazo y el haber dejado de trabajar, cogí bastante.

Durante el embarazo, gané más de 16 kilos. Más lo que había cogido cuando dejé el trabajo. Vamos, una burrada. Empecé el embarazo con bastantes kilos de más, pero justo cuando estaba de ocho meses, ya sabéis lo que pasó. Estaba muy, pero que muy hinchada. Como podéis ver en la foto. Todos me decían que ese peso iba a costarme mucho bajarlo, porque nadie imaginaba que era lo que me pasaba. Ni siquiera los médicos. Aun así, el peso era una barbaridad. Llegué a los 95-96 kg. En la foto podéis apreciar la hinchazón de la cara, los brazos, las piernas. Era una barbaridad.

Esa foto la hice el día 30 de diciembre de 2016. En ese momento, me encontraba bien. Pero ya sabéis que pasó después. Y ahora me está tocando cuidarme.

Obviamente, con una cesárea, no puedo hacer ejercicio todavía, ya que no hace apenas nada que me la hicieron.
Y debido a las pastillas que estoy tomando, se me ha quitado mucho el apetito.



Justo después de la cesárea, se me acumuló todo el líquido en las caderas. Se me deformó muchísimo el cuerpo. Los médicos sabían que no era normal, porque tanta retención y la tensión tan alta, predecía lo que iba a pasar. Yo me veía muy deforme y pensaba que el cuerpo se me iba a quedar en una forma de guitarra deforme. Por suerte, durante mi estancia en el hospital y debido a mis pocas ganas de comer, el líquido empezó a eliminarse. Me hacían beber mucha agua y aparte llevaba sueros constantemente. Cuando pensé que no iba a salir de ahí, ya no me importó mucho mi aspecto físico. Pero al recuperarme y darme el alta, vi que mi cuerpo había cambiado una barbaridad. La barriga estaba desapareciendo.

El jueves, al llegar a casa, quise plasmar en una foto el cambio. Me dolía bastante la cicatriz y me veía un colgajo muy feo, pero la barriga había bajado. Aun tenía bastante líquido retenido, pero la verdad, se me veía bastante bien para haber parido hacía solo 15 días. ¿No?

Y hoy, he vuelto a ver el progreso. Me estoy intentando cuidar y moverme mucho, ya que no quiero ser de las que se quedan en el sofá y el culo se les pone tamaño cojín. Que no quiero quedarme como un bicho palo, pero realmente me asusté cuando me vi tan hinchada en el hospital. Jamás me había visto tan grande. Y nunca había tenido semejante barriga.

Como os decía, hoy me he hecho una foto nueva y me he pesado. Lo típico. A todos nos gusta ver el progreso de las cosas. Sobretodo a mi, ya que nunca había tenido colgajito en la barriga.

¿Qué os parece? De 96 kilos, he pasado a 79 kg. La barriga ha bajado casi entera. La cicatriz está sanando muy bien y va a quedar muy escondidita, ya que los médicos hicieron un trabajo genial. No puedo quejarme. Y el peso lo estoy perdiendo de forma gradual y para nada drástico. Me han quedado las estrías que ya tenía de antes y no más.

Es decir, que mi cuerpo, se está portando bastante bien conmigo. Y creo que yo me estoy cuidando bastante. No quiere decir que vaya a ponerme a hacer una dieta estricta. Básicamente, porque el niño me chupa bastante energía y con las pastillas estoy medio grogui todo el día, pero intento moverme mucho. De momento, veo progresos. Veremos como va siguiendo la cosa. Por ahora, mi cachorrito ya me hace quemar muchas calorías y con lo poco que como, creo que no tardaré en recuperar un peso decente. Necesitaré un poco de ayuda con la alimentación, pero creo que lo conseguiré. 💪    ¿Cómo lo veis? 😛


¡Hasta mañana!

martes, 17 de enero de 2017

RETO CON FRASES #2

¡Volvemos a la rutina! ^_^

¿Teníais ganas de reto? ¡Pues aquí está! Han pasado muchos días sin hacerlo y eso que pensaba hacerlo más seguido, pero ya sabéis, cosas de la vida. El reto de hoy va a ser muy concreto.

Bien, pues esta vez, van a ser dos frases y el reto consistirá en usarlas las dos. Juntas.

Y las frases son las mismas que las del gif: ¿Eso es lo que estás haciendo? ¿Tratas de hacer que te odie?

El tema es el que vosotros queráis. Como mínimo tiene que tener 200 palabras. Fácil, ¿verdad? *Sonrisa*

Bien, no olvidéis re-dirigir y nombrar el blog en vuestro reto. Y por supuesto, dejad el enlace en el comentario cuando lo hagáis, para añadiros a la lista. ^_^

Si no habéis hecho el anterior, os dejo el link:

RETO CON FRASES #1


PARTICIPANTES:

Dominatrix - Yessy Kan (Manifestkan)
Resignación - Kath Harfield (Solo me pasa a mi...)








lunes, 16 de enero de 2017

Mi desaparición Parte 3

¡Hola amores!

¡Si! ¡Ya empiezo a ser yo otra vez!
Os voy a seguir contando desde donde me quedé, pero ya hoy termino con el drama. Porque por fin estoy retomando desde donde lo dejé.

Leed las primeras partes para enteraros de todo:

Mi desaparición Parte 1
                                                      Mi desaparición Parte 2

Como os dije, el día 12 de enero, salí del hospital. ¿Pensaba que llegaría ese momento? Pues la verdad, que como he dicho en varias ocasiones, NO. Ese día, al llegar a casa, quería hacer tantas cosas, que pensaba que iba a colapsar. Sin embargo, acabé saliendo a comprar, dejando a mi bebé con su papi, que debo decir que se está portando como un padrazo y cada día me enamora más (si es que se puede).

Nuestra primera noche, la pasamos como tocaba, los tres juntos. Yo ahora estoy tomando unas pastillas anti-convulsantes, es decir, para que no me vuelvan a dar más convulsiones y mi cerebro se recupere de tanto estrés. Por lo que dormir por fin con mi marido y con mi hijo, me hizo sentir realmente que empezaba de nuevo a vivir. Como dije, en el hospital, cualquiera se consume. Sobretodo si no sabes que puede pasar, pero una vez fuera, la cosa cambia. Esa primera noche, fue una maravilla. Dormí, porque las pastillas me dejaron bastante chof, pero cada vez que me despertaba, me quedaba atontada mirando a las dos personas que tenía al lado.

Verles, saber que todo iba a estar bien, que todo iba a ser como antes, era lo que realmente me hacía mejorar.

No puedo describir más sensaciones, porque cuanto más lo pienso, ahora cada vez parece más lejano. Y aunque sé que ya ha pasado y que estoy bien, es algo que no podré olvidar jamás. Porque me habría perdido lo más maravilloso del mundo: Ser madre. Si, mi hijo habría estado muy bien cuidado y yo ni siquiera me habría dado cuenta de nada, porque ya no hubiese estado, pero cuando lo has pasado y piensas en: Podría no haber estado aquí... El cuerpo se te queda frío.

Pero ahora, estoy feliz, llevo fuera del hospital varios días, poco a poco la cicatriz mejora y ya he conseguido salir a pasear.  Mi hijo me tiene enamorada, es un pequeño bicho (y tiene a quien parecerse jeje), pero vale la pena todo.

Porque cuando tienes un hijo, valoras la vida. El miedo a que le pueda pasar algo a esa pequeña personita o que te pueda pasar a ti y no puedas verle, te hace ser egoísta con la vida y pedir más. Quieres exprimir hasta el último segundo con la gente que quieres. Y yo ahora tengo mucho. Dar las gracias se queda corto. No hay nada en el mundo que pueda ser más grande que una segunda oportunidad.

Hoy me han dado un testimonio de una chica que pasó por lo mismo, pero tuvo la mala suerte de no superarlo. Y su marido y su bebé, acabaron sin ella. He visto como mi marido sufría, y mi madre, ya que como os conté, son los que estaban a mi lado las 24 horas. Y no puedo imaginar el dolor que habrían pasado los míos si me hubiese ido. Ver a mi marido casi en shock, y ver como ha cambiado y como me demuestra ahora lo que me quiere y lo mucho que me habría echado de menos, nos ha cambiado mucho. Siempre ha sido muy cariñoso y empalagoso, (y vosotros lo sabéis porque lo he contado en muchas ocasiones), pero ahora es... Ahora como pareja somos mucho más fuertes. Somos un equipo. Aunque antes ya lo éramos, pero ahora, he visto más, mucho más. Aprovechamos los momentos, porque tenemos a una personita que nos necesita fuertes, unidos y vivos. El futuro siempre es incierto, pero os aseguro que el presente vale mucho la pena.

Hay que disfrutar cada minuto, cada segundo. Hacer lo que a cada uno le gusta, estar con las personas que quieres, reír, llorar, sentir... Hay que vivir como si cada día fuese el último. Hoy me han dicho que me ven sonreír mucho. Porque ahora tengo ganas de hacerlo, porque doy gracias a la vida, porque me he demostrado a mi misma que soy fuerte y que puedo con esto y con más. ¡Así que ahora mi drama termina!

¡ESTOY VIVA Y NO PIENSO IRME A NINGUNA PARTE!

También quiero agradecer a un grupo de mamás de whatssap, que me han estado apoyando todo este tiempo y preocupándose por mi. A todos los que me habéis llamado, escrito emails, los que habéis venido al hospital a verme... A todos. GRACIAS.

Y ahora... ¡Se acabó el drama! Vuelta a la rutina con mis post habituales. Eso si, ahora veréis muchas cositas de mamás, porque ahora tengo a esta preciosidad en mi vida y ya sabéis que me encanta cotorrear de mi vida.

Eso si, el blog seguirá con sus retos, sus historias, sus compras... ¡CON TODO! ¡VUELTA A LA RUTINA! ¡EMPIEZAN LAS RONDAS!


OS QUIERO




domingo, 15 de enero de 2017

Mi desaparición Parte 2

¡Hola amores!


Lo sé, ahora no soy muy constante, pero intento retomar mi vida donde la dejé. Es decir, para mi, estas últimas semanas, han sido muy duras y vamos a continuar. Si no has leído el principio y quieres leer mi testimonio: Mi desaparición Parte 1

Ya que hasta que me desahogue del todo, aun queda un poco. Bien, os conté que estuve en la UCI. Obviamente, allí no pude ver a mi pequeño. Por lo que el primer día que desperté ahí, me sentí morir. Me habían alejado de mi bebé, de mi marido y de mi madre. Y en ese momento, realmente les necesitaba mucho, más que nada por el terror, pánico... No sé, en ese momento sentía muchas cosas. Las enfermeras entraban y salían constantemente. Mi tensión estaba un poco más controlada, pero aun seguía alta. Estaba conectada a una vía que iba directa a mi corazón, las llaman bombas, porque cada "x" tiempo, va soltando pequeñas dosis. Intentaban que no me muriese, pero alejada de todo y de todos, yo me sentía en otro mundo. Era muy duro, sobretodo porque habían dos visitas al día, pero para los acompañantes, no era agradable.

Yo soy una persona que normalmente, le gusta estar sola y soy muy independiente. Pero en ese momento, lo único que quería, era que mi familia estuviese ahí. ¿Y si los médicos no podían hacer nada? ¿Y si no conseguían controlar la eclampsia? Muchos casos fallecen y claro, yo tenía el móvil cerca y leía cosas... Demasiadas. El primer día, vino uno  de los médicos, el neurólogo. Mi problema es que la eclampsia me había atacado directamente al cerebro. Entonces recordé que justo antes de subirme a la UCI, me habían hecho un TAC. Por suerte, todo había salido bien y en mi cerebro solo había un pequeño edema que se reabsorbería solo. ¿La verdad? Eso me asustó. ¿Un daño cerebral? ¿Seguro que se iba a reabsorber? Debía confíar, lo sabía, pero tenía semejante susto encima que los ratos que estaba sola, no paraba de llorar o de pensar en la muerte.

Me tomaban la tensión cada hora, me ponían medicamentos más fuertes, me daban pastillas... El primer día fue caótico. Apenas pude dormir. Me visitaron mi marido y mi madre en diferentes turnos. Fue duro. El segundo día, lo pasé algo mejor, los médicos alucinaban con la mejoría y mi familia sé que lloró al ver que yo ya tenía la vista mejor y tenía color en la cara. Las enfermeras eran realmente encantadoras y se les notaba la vocación por el trabajo. Intentaban calmarme constantemente, me visitaban e intentaban ponerme cómoda para que la tensión se regulase sola... No tengo palabras para expresar lo bien que se portaron. Aunque me tenían medicada por todas partes, tanto por vena, como oralmente, debo reconocer la gran labor humana que hacen. Recuerdo con cariño a todas, sin excepción. El trato en la UCI, era realmente tranquilizador, ni una mala cara, todo muy humano. Las enfermeras y los médicos intentaban tratarte de la mejor forma posible, y explicarte las cosas para que no tuvieses miedo. Aunque por dentro yo seguía temblando como una hoja. El miedo a que volviese a darme otro ataque, era demasiado.

Al día siguiente, volvieron los médicos y me dijeron que iban a intentar quitarme la bomba. Era el tercer día y la tensión empezaba a no pasar de 14, lo cual era realmente bueno. Pero claro, seguían teniendo miedo de que al quitarme la bomba, volviese a subir. Por lo que desde las ocho de la mañana, empezaron a rebajar la medicación de la bomba. La verdad es que la enfermera que estuvo conmigo ese día, hizo lo posible por poder sacarme de la UCI. Incluso me dijo algo que se me quedará marcado para siempre: Tranquila, que si no conseguimos que vayas a la habitación hoy, tú verás a tu hijo. Te sacaré yo aunque sean diez minutos para que puedas tenerlo.

Esa frase, ese gesto y la forma en la que me lo dijo, me hizo ver que realmente le preocupaba mi estado de ánimo, ya que yo estaba realmente deprimida. Sin embargo, gracias a esa chica y tras muchas subidas y bajadas, consiguieron estabilizarme la tensión. Cuando me dijeron que iban a quitarme la bomba, rompí a llorar. Me lo dijeron justo cuando mi marido entró a verme con un pase especial de dos horas. Se pasó las dos horas conmigo y al final... Esa enfermera consiguió que me fuese a la habitación con mi hijo. No os podéis imaginar la sensación cuando lo cogí y pude verle. Creo que mi cara era un poema, porque en cuanto me lo pusieron en brazos, me derrumbé. ¿Os imagináis pensar que no ibais a ver nunca más a una personita que os necesita tanto?

Incluso la enfermera de la UCI, bajó a conocer a Ian. Realmente asusté a todo el mundo. Hasta la enfermera lloró. Sin embargo, ahí no acababa nada, porque debía seguir en observación. Ese momento, no lo olvidaré jamás. Volver a ver a mi hijo y tenerlo encima, con su olor, tan pequeñito... No le deseo a nadie esa separación. Porque aparte, estaba con los dolores por la cesárea. Y para colmo, no había podido darle pecho, que era lo que yo quería. Pero estaba viva, que era lo importante. Esa noche, mi bebé durmió pegado a mi, piel con piel. Intenté mantenerme despierta todo lo que pude, pero mi madre y mi marido fueron los que estuvieron atentos, ya que yo no podía apenas moverme. Aunque le di todos los bibes que pude y lo tuve todo el tiempo que pude encima.

A partir de esa noche, las cosas comenzaron a "mejorar". La vista la seguía teniendo mal, pero ya veía a una distancia más decente y cada vez podía levantarme mejor. No sabéis lo bien que me sentó poder darme una ducha en condiciones, lavarme el pelo, sentirme persona y poder estar con el cachorrito. Yo creo que estar con mi familia, me hizo mejorar. A partir de ahí, las pastillas fueron bajando, los días pasando y la cosa mejorando. Aunque pensaba que no iba a salir de ahí. Los médicos pasaban a diario: ginecólogo, neurólogo y nefrólogo. Cada vez me bajaban más la medicación, hasta que por fin me empezaron a quitar las grapas. Un día me quitaron la mitad, al día siguiente el resto... Y por fin me quitaron la vía que me llegaba al corazón y que habían dejado por si tenían que ponerme de nuevo una bomba. Ya que los médicos no quería pillarse los dedos si me volvía a subir la tensión.

Y ese mismo día, voy y me entero de que han ingresado a mi abuela una planta más arriba. Obviamente, no me lo querían decir, porque no querían que me subiese la tensión, pero lo escuché sin querer. Y fui a verla. Me dejaban salir a pasear, de hecho, me decían que era bueno, pero los mareos eran terribles. Tenía una infección de colon. Por lo que iba a pasarse unos días ahí.

Y después de estar desde el día 30 en el hospital, el día 12 de enero, apareció un ángel en forma de médico para darme lo que tanto esperaba: El alta. Por fin me iba a casa. Después de tantos días de sufrimiento, por fin iba a volver a mi comodidad. Y al fin, mi madre podría respirar tranquila, mi marido podría dormir y comer en condiciones. Y mi hijo iba a conocer su casa. En realidad, me sentía fatal porque mi abuela estaba ahí, pero... ¿Cómo no iba a estar contenta de ir a casa? Los médicos me habían salvado la vida, aun a pesar de ir medicadísima e iba a poder ver a mi hijo crecer.

El día 12 de enero a las 10,30 am, me dieron el alta. Iban a tardar en darme todos los papeles, por lo que decidí darme una ducha en condiciones, arreglarme un poco y quitarme por fin el feo camisón de hospital. Después de un par de horas de espera, apareció un enfermero para decirme que antes de irme, debía hacerme una resonancia magnética. Ya que el neurólogo lo había solicitado para descartar algún daño y así poder estar tranquilos completamente. Porque el TAC salió bien, pero claro, en una resonancia, sale todo mejor.

No sé si alguna vez he dicho que soy claustrofóbica, por lo que la resonancia no me hizo ninguna gracia. Me tuvieron ahí metida 30 minutos e intenté no vomitar y no ponerme a gritar por el pánico. Sabía que si lo hacía, iban a tardar más o tendrían que repetirla. Pero aguanté volver a ponerme camisón de hospital, que me metiesen en el tubo y que hiciesen lo que tenían que hacer. Los médicos hicieron que todo fuese lo más cómodo posible y estoy agradecida, pero doy gracias de no seguir en el hospital.

Los hospitales no solo consumen al paciente, sino a los familiares. Quitan vida a la gente y eso hace que el paciente se sienta peor. No solo porque yo quería que mi familia estuviese, porque tenía miedo de estar sola. Sino, que por ese egoísmo de no querer estar sola, mi marido y mi madre, estaban durmiendo y comiendo fatal. Que sé que ellos se quedaban encantados conmigo, porque también habían pasado mucho miedo, pero me sentía fatal porque tuviesen que quedarse conmigo las 24 horas. Y aparte comían solo porquerías o bocadillos. Era terrible. Por lo que, aunque ya se lo he dicho a ellos, no puedo dejar de dar las gracias a mi familia. Por no haberme dejado sola en ningún momento, por haberme aguantado todos los llantos, el miedo y la sensación de muerte que se cernió sobre ellos en tan solo unas horas. Unas horas que lo cambiaron todo. Ahora voy a tomarme la vida de otra manera e intentar disfrutarlo todo mucho más, porque estar al borde de la muerte, te cambia. Mucho.


Continuará...
¡ME VOY A CASA! 

viernes, 13 de enero de 2017

Mi desaparición Parte 1

¡Hola a todos! ¿Me habéis echado de menos?

Yo a vosotros si, más que nada, porque pensaba que tal vez, no podría volver a hacer esto nunca. ¿A qué me refiero? Pues a que lo que os voy a contar, es la experiencia más bonita y traumática que me ha sucedido en la vida.

Voy a contarlo todo con pelos y señales. ¿Porqué? Pues porque lo necesito. Porque lo he pasado muy mal y he sentido que se me iba la vida completamente. Empezaré desde el principio para que podáis entender todo lo que pasó.

El día 30 de diciembre, empecé a encontrarme muy mal. Ya sabéis que estaba enferma y no había manera de recuperarme. Pues bien, esa noche, la pasé en urgencias. Me estuvieron controlando la tensión toda la noche y ahí fue donde se dieron cuenta de que no tenía una gastroenteritis. Había pasado la noche con tensiones tan altas, que no había manera de controlarlas. Me pusieron medicamentos y consiguieron "reducirla" un poco, pero ahí se descubrió que me pasaba: Tenía preeclampsia. Leí cosas sobre ello, pero no pensaba que iba a ser tan grave. Esa noche, me dijeron que iban a ingresarme. Y pasé la noche del 31 de diciembre, en el hospital, medicada y con unos dolores de cabeza que me mataban. No paraba de vomitar y realmente, no fue una noche especial. El ginecólogo, me atendió y me dijo que iba a quedarme al menos dos semanas ingresada para controlarme y que finalizarían el embarazo el día 13 de enero. Es decir, al cumplir las 37 semanas. Yo me asusté mucho, porque pensaba que podía pasarle algo al bebé, pero estando en el hospital, no podía pasarme nada malo, ¿no?  Iba a estar vigilada las 24 horas.

Pues bien, me ingresaron, pero la cosa no fue como los médicos esperaban. Y decidieron inducirme el parto. Las tensiones eran tan altas que mi vida estaba en riesgo y finalizando el embarazo, podían salvar ambas vidas. Firmé unos papeles y comenzó un proceso de pre-inducción. Me pusieron un cóctel de medicamentos y empezaron las contracciones. Estábamos a día 1, pero no funcionó. Simplemente, se intentó. Ya el día 2, unos ginecólogos, me indujeron el parto. Pensaba que los dolores acabarían pronto, pero las contracciones dolían y para colmo, la tensión no me bajaba, por lo que la cabeza, parecía que me iba a explotar. Aguanté mucho los dolores, pero en cuanto estuve dilatada de 3 cm, los médicos se dieron cuenta de que el dolor era insoportable y era un parto de riesgo. Mi hijo iba a nacer de forma prematura y para colmo, yo no estaba bien, todo apuntaba a que iba a ser terrible. Mi marido no paraba de agarrarme la mano, yo lloraba, me encontraba muy mal. Le hicieron salir para ponerme la epidural, me pincharon varias veces, y aguanté como pude todo el dolor. Solo pensaba en que mi hijo saliese bien. Nunca me había sentido tan acobardada como en ese momento. Tenía mucho miedo, pensaba que Ian podría salir mal, demasiado pequeño... El miedo de cualquier madre, sobretodo, después de tantos días estando enferma. Estuve horas y horas dilatando, más de veinte médicos me toquetearon, me sentía como una muñeca de prácticas, no os voy a engañar. Me tocaron ahí abajo tantas manos, que no diré que me sentí violada, porque es muy fuerte, pero fue muy desagradable. Los tactos apenas los notaba, pero no estaba cómoda.

Tras muchas horas, comprobaron que el ph del bebé estuviese bien. Durante todo el día, todo había ido sobreruedas. El ph estaba bien e iba dilatando. Sin embargo, al llegar a los 7 cm, algo no iba bien. El ph salió muy justo y temieron por la vida del bebé, por lo que me dijeron que iban a hacerme una cesárea de emergencia. Después de tanto sufrir y de tanto miedo, al final, no iba a poder tenerlo natural. Realmente, en ese momento, ya no me importaba ni yo misma, solo quería que el bebé estuviese bien. Aunque el miedo me tenía paralizada. ¿Y si notaba el corte? ¿Y si le pasaba algo al bebé por mi culpa? Mi cuerpo rechazaba la placenta, de ahí la preeclampsia. En ese momento, me sentía muy mala madre. Sin embargo, quería que mi bebé no sufriese.

Mi marido se puso a llorar como un bebé, ya que no iba a poder entrar y me vio muy asustada. Los médicos intentaban calmarme. Una enfermera me dio la mano y me pusieron un calmante. Entré a quirófano y todo se volvió oscuro. Ahí empezó un sueño profundo. Escuchaba voces, pero lejanas. Hasta que unos 20 minutos más tarde, escuché como me despertaban y me decían que no me preocupase, que todo estaba bien. Pero mi bebé no estaba por ningún lado. No me lo pusieron encima y eso me destrozó. Había salido con falta de oxígeno: Distress. Como dijeron los médicos. Y debido a que yo tenía la cesárea, no podía verlo. Lloré y lloré, porque quería a mi pequeño cerca y encima no sabía como estaba. Solo sabía que se lo iban a llevar al padre, porque al ser prematuro, acabaría en la incubadora y él lo vería primero.  Y así fue. Me subieron de nuevo a la habitación donde había estado dilatando y ahí estaba mi marido, llorando porque había podido ver al pequeño solo cinco minutos, pero por suerte, estaba muy bien. Sus pulmones habían reaccionado rápidamente y no le había afectado en nada. Ese susto pasó y yo me relajé. Aun así, quería ver a mi peque, pero no podía...

Me llevaron a la habitación cuando estuve estabilizada. No me dejaban ver al peque, pero mi marido le hacía fotos constantemente. Verle lleno de cablecitos para vigilarle, me mató de pena, pero los médicos decían que estaba sano y que solo era precaución por ser ochomesino. Salió con 35 semanas y 4 días, por lo que ya estaba bien formadito, pero como nunca se sabe, había que prevenir y debían controlarlo. Yo no podía moverme con la cesárea, me mareaba muchísimo y me dolía, pero al día siguiente, me dejaron levantarme. Lloré mares para ponerme en la silla de ruedas, pero necesitaba ver a mi hijo. Y cuando le vi... Os aseguro que todos los males se me fueron. Lloré y lloré, lo besé, lo achuché, no paraba de repetir lo pequeño que era. Ese momento fue tan increíble que me sentí la cosa más pequeña, al lado de lo más grande que tenía en los brazos.

Era la cosa más preciosa que había visto nunca. Y lo había hecho yo. ¿Podía pasar algo malo? En ese momento, yo pensaba que no, pero me equivoqué. Ahí empezaba de nuevo todo lo malo. Pensaba que con mi hijo en brazos, todo sería estupendo, pero mi tensión se negaba a bajar. Y cada vez me encontraba peor. Aun con la medicación, todo se me hizo cuesta arriba. La cabeza me iba a explotar y volvía a tener ganas de vomitar. Pero aguanté lo que pude. Al día siguiente, mi marido apareció con el niño en la habitación y me eché a llorar. Por fin podía tenerlo conmigo en la habitación, pero no iba a poder disfrutar. Estuve el día entero con el niño. Me lo puse al lado, no quería soltarlo, pero la medicación me tenía tonta.

Recibí bastantes visitas, pero estaba feliz. Con mi hijo ahí, todo estaba perfecto. Lo que no esperaba es que el dolor, la cabeza y la tensión, pudiesen ponerse peor. Al día siguiente, los médicos venían a verme, la tensión no bajaba. El día 4 de enero, me dio el primer ataque. Yo apenas lo recuerdo, solo sé que empecé a temblar y comencé a perder la visión. Me dolía mucho la cabeza y dejé de ver de un segundo a otro, fue traumático. Empecé a llorar porque no veía nada y el neurólogo ya estaba delante. Ahí volví a temblar y todo se volvió oscuro. Me dio el ataque delante de él, por tanto, actuaron rápidamente. El neurólogo me trasladó a la UCI. Me llevaron a hacerme un tac, por si habían daños cerebrales, pero todo salió bien. Me pusieron unas gotas en los ojos, aunque habían dicho que tal vez tardase en recuperar la vista. Realmente me asusté mucho, pensaba que no volvería a ver o algo peor, en verdad, incluso los médicos se asustaron. Pensaban que no iba a salir de la UCI. Y así se lo hicieron saber tanto a mi marido, como a mi madre. La cosa estaba muy difícil. No esperaba que pasase algo así.


Mañana continuaré, ya que empiezo a estar algo cansada y la medicación me puede. Tened paciencia con las rondas. Prometo pasarme a veros a todos. Mañana os sigo contando. 💓