domingo, 7 de julio de 2013

...Sin despedida... (Parte 1)

Cuando vi el mensaje,no sé si habían pasado minutos u horas. Solo sé que las lágrimas mojaban mis mejillas y no podía articular palabra. Releí el mensaje una y mil veces. No podía ser,tenía que ser un error. El mundo acababa de hundirse para mi. 

"He tenido que marcharme,no sé si volveré. No me despido,es solo un hasta luego. Siempre serás mi cenicienta. Te quiero,Rick."

Miraba la pantalla una y otra vez. Se había ido... El corazón se me encogió,no podía parar de llorar. Sabía que podían pasar meses o incluso años hasta que volviese. En ese momento,me quedé en blanco. Mi corazón estaba hecho pedazos y mi alma se había marchado con él. El aura de felicidad se había evaporado. 

Le escribí un e-mail aporreando el teclado violentamente. 

-¿Qué ha pasado?¿Estás bien? ¿Porqué te has marchado así?

La respuesta fue casi inmediata. 

-Tenía que irme,mi padre ha tenido un problema. Sabes que no me gustan las despedidas,esto no es para siempre. Siempre que pueda iré. Ven a verme cuando quieras. Te voy a extrañar mucho...

El mensaje sonaba a despedida definitiva,parecía que quería decirme que no iba a volver mas,pero mi cabeza no podía asimilarlo. No respondí al mensaje,no sabía que escribirle. Me acurruque en el sofá y lloré y lloré hasta quedarme dormida. 

Me desperté con un dolor de cabeza espantoso y llena de pañuelos... Había tenido la esperanza de que todo fuese una pesadilla,pero no. 

Cogí mi móvil con las manos temblando... No podía asimilar una pérdida así. Sentía que todo estaba en mi contra. Vi ocho e-mails y mas de diez llamadas en el móvil,todas eran suyas. En ese instante me di cuenta de lo dependiente que me había vuelto de él,lo necesitaba...

1 comentario:

  1. Oh! Pobrecita... ¿que paso?
    Seguiré leyendo~

    ResponderEliminar