martes, 13 de septiembre de 2016

Ejercicio #13

¡Hellooo!

Como cada día,hoy toca otro ejercicio. El de hoy en especial,no me hace mucha ilusión,pero veamos que tal se me da. El texto debe comenzar con un hombre con gabardina y un sobre. Para saber de que va: aquí. ¡Allá vamos!


El sobre misterioso


El hombre de la gabardina,metió el sobre en el buzón. Llevaba mucho tiempo intentando armarse de valor para hacerlo. A pesar de que era un hombre apuesto y muy culto,era un negado en el amor. Le daba pánico expresarse,sobretodo en persona. Titubeaba cada vez que la veía. Eran amigos en la empresa. Él era el dueño. El hombre perfecto,pero... ¿Cómo iba ninguna mujer a fijarse en un hombre que parecía impenetrable? Y no,no era porque fuese un mal hombre. Es que la timidez le superaba. Y eso hacía que muchas veces perdiese oportunidades. Sin embargo,ya no podía esperar más. Porque se había enamorado de ella. En ese sobre,había puesto su alma.

En la carta,le decía cuanto la amaba. Cuantas veces había soñado con no tartamudear en su presencia o mirarla de reojo sin tan siquiera saludarla,por su maldita vergüenza. Estaba seguro de que ella pensaba que él la odiaba. Porque esa era la impresión que le daba a todo el mundo. Pero no quería dársela a ella. En ese sobre,había puesto su corazón. ¿Obtendría respuesta? Le había costado mucho meter ese sobre. Escribir la carta había sido fácil,obtener una respuesta,tal vez no lo sería.

Al día siguiente en el trabajo,ella no apareció. Empezó a ponerse nervioso. ¿Y si no volvía? ¿Y si se había asustado por sus palabras? Esperó y esperó,pero no llegó. Al día siguiente lo mismo. Se estaba volviendo loco. Se había arriesgado,para nada. El amor no siempre triunfaba.



Bueno,como habréis podido comprobar,no estaba muy inspirada,pero espero que os guste.

Muaks!



14 comentarios:

  1. ¡Oh! Que triste, que penita... jolines, ¡quiero una continuación! <3
    TQQ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No habrá continuación,porque como he dicho,el amor no siempre tiene que triunfar. :)

      Eliminar
  2. Pues nena, a mi me dejas con "las carnes abiertas", ¡¿ahora, qué?!
    ...jajaja
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora,el hombre tendrá que espabilar y aprender a no ser tan bobo. Jajajaja

      Un besazo!

      Eliminar
  3. Super interesante, yo también hago ejercicios de escritura de literautas. Pobre hombre, hubiese estado bien saber que fue lo que pasó :(

    Un beso-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le rechazaron,eso fue lo que pasó. Porque no todas las historias merecen finales felices ;)

      Un saludo!

      Eliminar
  4. Hola Mia,
    Sí que te haz inspirado *-* jajaja me encanto mucho como se desarrollo, lamentable el final :c
    Un saludo grande!!

    ResponderEliminar
  5. No está mal. Tal vez merezca una oportunidad, en una continuación.
    Si no es con esa mujer, con otra, que también sea solitaria.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero es que si siempre todo acaba bien,la falsa esperanza del cuento de hadas,siempre estará ahí. Y es cierto que a todos nos gustan los finales felices,pero en este caso,el final no lo es.


      un saludo!

      Eliminar
  6. Oh, pobre. El final fue distinto a lo que esperaba, me gustó eso, aunque el protagonista del cuento lo haya sufrido.
    Buen relato.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro de que aprecies realmente el final dramático.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. Pobre el protagonista, me dio penita que cuando junto valor, no funcionó.

    Me recordó mucho al tema Shy de Sonata Artica.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no puede funcionar siempre... :)

      Un beso

      Eliminar