viernes, 16 de septiembre de 2016

Ejercicio #16 y mamás al volante

¡Hola,hola!

Hoy voy a hablar de esos peligros a los que nos enfrentamos las embarazadas al volante.
Una de las peores cosas que llevo,es el despiste. Desde que estoy embarazada,noto que me despisto más,aunque ahora que me he dado cuenta,suelo prestar más atención. Por mi zona no suelen haber muchos coches. A veces,ninguno,la verdad. Pero cuando entro en ciudad,me vuelvo loca. Tengo que ir con mil ojos y encima que la gente conduce fatal y mi coche es un "carri-coche"que no pasa de los 50 km/h... Pues ya me diréis. Todos creen que por llevar un mini coche,ya pueden ser más que tú. Pero bueno,yo tengo suerte de que la isla es pequeña y no me hace falta un cochazo para moverme por todo. Además,que gasto mucho menos que con un coche normal. ¿Quién puede decir que gasta menos de 5 euros a la semana en gasolina? Solo los que tenemos coches diesel. A lo que iba,las mamás,nos volvemos locas al volante. Tenemos que ir apretadas por el cinturón o comprarnos un cacharro que no baja de los 40 euros,solo para ir cómodas en el coche. Encima,tenemos que tener cuidado de que no nos den un golpe,porque podría ser fatal,un simple golpecito y adiós bebé. Y eso es un trauma. Y para colmo,el resto de coches,aunque lleves etiquetas de bebé a bordo o algo así,no te respetan nada. Vamos,que coger el coche es un tortura china. Por eso intento evitar cogerlo todo lo posible. Aunque soy buena conductora. En un año,ni un toquecito. *Risa* En fin,no me enrollo más. Vamos a por el ejercicio.


El ejercicio de hoy,va de venganzas. La venganza de un/una taxista. Para más info: click.


La venganza del taxista


El taxista juró que se vengaría. Iba a vengarse de aquel idiota que le había rayado el coche por el simple hecho de cobrarle la carrera entera. ¿Quién se pensaba que era? Se había quedado con la cara de aquel borracho y con la calle y el número. Ese hombre no iba a quedarse de rositas. Se había dado cuenta de que vivía en una zona acaudalada,por lo que debía tener un cochazo. Y no iba a irse sin un ojo por ojo...

Esperó durante horas frente a la casa. Hasta que le vio salir con su flamante BMW. No iba a dejarle irse sin más. Le siguió hasta un bar. Y cuando vio que nadie miraba,sacó una llave y comenzó a pasearse por el coche con ella. Lo dejó hecho un cristo,pero se sintió mucho mejor. Había esperado dos semanas para vengarse. Había vigilado que no hubiese cámaras,que no hubiese gente y al final,lo había conseguido. Volvió a su coche y esperó para ver la reacción del dueño. Se congratuló al ver la cara desencajada de aquel hombre. Ojo por ojo... 

12 comentarios:

  1. ¡Hola!
    ante todo la seguridad jeje, que lindo que estés embarazada,
    ya nos contarás que tal va todo.
    Un Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro! Yo me voy desfogando por aquí. :)

      Gracias por pasarte.

      Eliminar
  2. Hola Mia~
    Madre mía mira por lo que una embarazada debe pasar :c nunca me lo había puesto a pensar, pero que es peligroso :O en mi caso yo no se manejar ... o bueno si, pero no manejo. por lo que digo que no se XD pero cuando recién aprendía era el dolor de cabeza ;___; yo le tengo miedo/terror al volante, es que a veces el loco no es uno, son los demás. Y hay que cuidarse mucho!

    La venganza del taxista, BUENÍSIMA!! XDD es que aquél se lo merecía, ojo por ojo, diente por diente. Que nos perdone Jesús pero no podemos poner la otra mejilla en está situación XD
    Un saludo grande, cuidate mucho ~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que normalmente los locos siempre son los demás. Jajajaja.

      Un besazo!

      Eliminar
  3. ¡Hola! Aquí embarazada o no, debes tener mil ojos hasta cuando vas caminando. Una vez, regaba la vereda con mi madre y un auto se estrelló contra el portón de la casa. Y estuvimos a dos metros de eso :,D El problema suele radicar en que no importa qué tanto cuidado tengas, siempre hay un imbécil de turno x.x

    Me hubiese encantado ver la cara del dueño del auto XD debe haber puesto el grito en el cielo cuando vio el coche.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad? Yo me imagino al dueño y me meo sola xD

      Un beso

      Eliminar
  4. Entiendo lo que dices de conducir con el embarazo, qué te voy a contar si es que tienes toda la razón. Yo al final de mis embarazos, sólo conducía por el pueblo, que es también muy tranquilo, y evitaba así el estrés de la autovía y la ciudad.
    Me ha gustado el texto, casi pude sentir cómo sonaba esa llave contra la carrocería, ¡auch!
    Por cierto, creo que en el texto, sería "rayado", de "raya", no "rallado", de "rallar" (queso y esas cosas).
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que da bastante miedo,la verdad. Yo evito coger el coche todo lo posible,pero a veces no me queda opción.

      Y tenías razón,estaba empanada cuando lo escribí. Ultimamente,me quedo tonta con todo xD

      Un besazo!

      Eliminar
  5. ¡Hola! Me ha parecido muy interesante el post. Y ¡qué bien que estés embarazada!

    Un beso^^

    ResponderEliminar
  6. ¡Ufff! Me ha dolido el rayón hasta mi... desde luego. Eso si es una buena venganza en toda ley. Me ha gustado el reto.
    TQ

    ResponderEliminar