miércoles, 15 de febrero de 2017

52 retos de escritura: Día 8

Otro día más de reto 😜

Estoy que lo bordo, ¿eh? La verdad es que últimamente escribo más de noche, las madrugadas ahora son muy amigas mías. 😅  Así que al menos puedo preparar algunas entradas y dejarlas "medio listas", para no tener que matarme tanto cuando no tengo mucho tiempo. Pero al menos soy constante, que es lo que me interesaba hacer. Hoy sigo con otra historia. Veremos que sale. JOJO



8. Usa una escena romántica de una película que sea reconocida y dale un giro sorprendente para cambiar totalmente esa historia.


TITANIC

Rose y Jack estaban en el coche, los cristales empañados gritaban a los cuatro vientos lo que había pasado ahí dentro. Ellos se creían a salvo, pero nada más lejos de la realidad. Los guardias los estaban buscando, el prometido de Rose sabía donde estaban y pretendía dejarla sin nada. Iba a conseguirlo de una manera u otra. Por eso los había seguido. Iba a hacer que Rose sintiese la mayor vergüenza de su vida, así no tendría más remedio que casarse con él, para evitar el disgusto a sus padres.

Por eso, toda la felicidad que sentían Rose y Jack, se iba a ver truncada por un hombre ambicioso y sin alma.

- ¿Cómo has podido? - Rose lo miraba con odio y vergüenza, tapándose con la camisa de Jack, mientras a este le ponían las esposas.

- Solo hago lo que tengo que hacer. No puedes casarte con esa chusma. Me perteneces.

- No soy de tu propiedad. -Lo miró con asco, pero al ver la cara de su madre justo detrás de él, el bochorno la sacudió por dentro. La había decepcionado.

-Ahora nadie querrá casarse contigo. Y mucho menos él... -Dijo la madre disgustada y con un profundo odio, miró a Jack.- Y tú, eres un bastardo. ¿Acaso creías que lo vuestro iba a durar? Iluso. No eres más que un buscavidas. Vámonos, Rose. -Dijo tajante.

El prometido de Rose, sonrió triunfal.

- No te preocupes, madre. -Dijo con una confianza brutal a la madre de Rose. -Sigo pensando en casarme con ella. Son cosas de niñas. Se le pasará cuando nos casemos y se de cuenta de que yo soy mejor y él solo es una aventura.

Había ganado. Y lo sabía. Rose ya no tenía otra opción.



FIN

10 comentarios:

  1. ¡Arrea! Sí que ha cambiado la historia, me gusta, me gusta. Le has dado otro aire.
    Qué bueno que puedas escribir...yo de madrugada nunca he sido persona y los ratos muertos de la lactancia sólo hacia compadecerme, jajaja!
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajaja yo como no le puedo dar pecho... Pues no me puedo quejar tanto. Preparo los bibes y al menos el papi también ayuda. jejeje

      Un besote guapa

      Eliminar
  2. Jo, pues no es un final feliz. Esperaba que hicieras algo con la tabla... pero nope, no ha sido eso. Me ha gustado aunque ha sido triste.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la tabla está demasiado quemado. Solo hubiese sido que la tabla fuese más grande y soportase el peso de los dos. Demasiado aburrido.

      Eliminar
  3. Ese tampoco es un final feliz. En este, también Jack sale perjudicado,
    Bien escrito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Mucho mejor y más entretenido jajajaj

      Eliminar
  4. !Que jodon!
    Pobre Jack, salió perdiendo nuevamente. Verdad que A Rose no le queda otra opción. Te quedo genial la movida.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que a mi Titanic... No me dice nada xD Se podían salvar los dos, por eso cambié el final. Quería algo dramático. jojojo

      Eliminar
  5. Pero como en ocasiones el Karma rinde cuentas ya tenemos la explicación de por qué se el Titanic chocó contra el iceberg, je,je,je... Bien narrado y con un punto de malicia adorable. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy más mala... Siempre acabo haciéndoles perrerías a los personajes jajajaja

      Eliminar