martes, 13 de diciembre de 2016

Unas vacaciones sin retorno CAP.3

¡Feliz Martes 13!

¡Cómo me gustan estos días! 😍  Mi hermano nació un martes 13, así que también le tengo especial cariño. No soy nada supersticiosa. Al contrario, este tipo de días me parecen mágicos.




Bueno, hoy he hecho varias cositas, sobretodo lo más importante. Al fin he puesto las sabanitas en la cuna del bebé y he hecho las maletas por si tuviésemos que salir corriendo al hospital. Estando de 32+5, creo que lo adecuado es tenerlo todo. Porque nunca se sabe que puede pasar. Como os dije ayer, compramos un montón de peluches. Y el bebé no sé yo si cabrá en la cuna. 😆  Es lo que tiene, tener a un padre primerizo emocionado en Ikea. Si,eso de la foto es la cuna. Obviamente, quitaremos los peluches cuando nazca, pero le hacía tanta ilusión, que a ver quien era la guapa que se negaba. Y son bonitos. Aunque luego veremos donde los metemos. Que seguro que nos regalan más cositas y peluches.



Y después de colocar eso, he hecho la maleta del bebé para el hospital. He tenido que mirar algunas listas, porque resulta que al parir en una privada, no te dan ni un body. Y sin embargo, en los públicos te dan todo. Pero como yo voy a la privada, tengo que llevar hasta el alma. Le he puesto varios bodys, gorritos, calcetines, etc... Que yo creo que serán suficientes. Aparte del conjunto para salir del hospital que le compró mi madre de Mickey. Que os lo enseñé en post anteriores.

Y la verdad, es que la compra de la bolsa nueva para Ian fue genial, porque caben más cosas. Y en la otra no cabía apenas el otro conjunto con la mantita. Así que ha sido una buena inversión.


En fin, ese ha sido mi día. Así que no he hecho nada más, aparte de cosas por mi cachorrito. Así que os dejo con el capítulo y los links de los días anteriores. Espero que os esté gustando la historia. ^_^


Unas vacaciones sin retorno CAP.1
Unas vacaciones sin retorno CAP.2


¡Ahí va!


Unas vacaciones sin retorno - 3ª parte




No sé que hora es,pero aun recuerdo esas manos cálidas. ¿Habrá sido papá? Miro el reloj y son las tres y media de la madrugada. Siento que alguien se mueve en el sofá de mi habitación. ¿Papá? Enciendo la luz de la mesita y lo veo ahí,durmiendo ciertamente incómodo. ¿Qué demonios hace aquí?



  • ¿Ian? -Me acerco e intento despertarle. 
  • ¿Mia? -Dice somnoliento.- ¿Estás bien? -Me mira de arriba a abajo preocupado y me doy cuenta de que estoy en ropa interior y salto a la cama para taparme totalmente avergonzada.
  • ¿Porqué no iba a estar bien? -Digo tapada hasta la nariz.-¿Qué haces aquí? 
  • Te hemos encontrado en la puerta empapada y llorando en sueños... He tenido que traerte.
  • ¿Porqué tú? ¿Dónde está mi padre? -Estoy como un tomate,lo sé. Me arden las mejillas.-¿Me has desnudado tú? Tu prometida se va a enfadar.-Digo sin pensar. 
  • ¿Mi prometida? Ella entiende que somos como hermanos. No le preocupa que me quede cuidándote. Se ha ido con mis padres y con los tuyos de fiesta. Les he dicho que yo me encargaría de cuidarte.
  • Debiste irte con ellos.-Ahora mismo me duele el pecho mas que nunca... ¿Hermana? ¿En serio? Eso es un golpe bajo,aunque él no lo sepa.- Vete aun es pronto. Quedan tres horas de fiesta... No quiero que te aburras por mi culpa.
  • No me aburro. Me gusta cuidarte,¿porqué llorabas? ¿Has tenido una pesadilla? -Se sienta en el borde de la cama y me mira con sus profundos ojos azules.
  • Si,he tenido una pesadilla. Por favor,vete de aquí. Quiero estar sola. Como ves,estoy bien.-Intento librarme de él antes de que me entre la llorera.
  • Me gustas mas cuando duermes... Al menos le decías te quiero a alguien. Despierta sigues siendo un poco borde. Dormida pareces un ángel. 
  • ¡Sal de aquí! -Le lanzo un peluche con todas mis fuerzas y de pronto rompo a llorar cuando él sale por la puerta.

¿Porqué me siento así? Llevaba años sin verle,pero al parecer nunca ha salido de mi corazón. Le odio por ello. No he querido a nadie mas. Nunca me he fijado en otros chicos. Siempre me venía él a la cabeza,aunque no lo hubiese reconocido en nuestro reencuentro. Estaba demasiado empanada como para darme cuenta de que era él. Me duele mucho el pecho,me pongo en posición fetal sujetando mis rodillas contra mi pecho. Duele,duele mucho. Necesito irme de aquí. No debo verle y menos ahora que está prometido... Sé que si le veo voy a sufrir. Casi muero cuando lo he visto con Kristen,no debo verle mas. Tal vez puedo irme a un hotel. Tengo mis ahorros de cuando trabajé y la herencia de mi abuela... Podría marcharme sin dar explicaciones,pero eso sería un comportamiento demasiado infantil. Aunque realmente tengo ganas de desaparecer. Bajo a la cocina,parece que Ian me ha hecho caso y se ha ido. No me he puesto nada encima y no me apetece que me vuelva a ver. Me hago un colacao. Cuando voy a sacarlo del microondas,lo encuentro mirándome desde la puerta de la cocina. 

  • ¡Dios! ¡Qué susto! -Casi me tiro el cola-cao encima, pero menos mal, no me he manchado y está todo en su sitio.- ¿No te he dicho que te marchases? 
  • Lo siento, pero no pienso irme. Ya te lo he dicho. ¿Porqué llorabas? Cuando he salido de la habitación te he escuchado llorar...¿Te ha dejado tu novio? -Me pregunta con una mirada que no consigo entender.
  • Yo no tengo novio. Soy una borde,¿recuerdas? No me aguanta nadie. Y si me pasa algo no creo que sea de tu incumbencia. Por favor, sal de mi casa... Quiero estar sola y esto es vergonzoso. 
  • Te haces la borde y eso es muy distinto,Mia. ¿No puedes dejar de echarme? No voy a irme. No estás bien. Y da gracias que he sido yo quien te ha visto en la escalera llorando. Sino, ahora mismo tendrías un interrogatorio de tus padres. -Me mira fijamente, estoy nerviosa. 
  • Pues a ellos tal vez les habría respondido. -Murmuro algo enfadada.-Si no va a irte, ahí tienes el sofá. -Subo las escaleras bastante irritada, si estoy así es por su culpa... 

Subo a mi habitación, todo está oscuro y los truenos son ensordecedores. Me siento en el alféizar de la ventana y me tapo con la manta viendo la lluvia caer. Escucho ruidos abajo. Ian no se ha ido,¿porqué no se va? Quiero poder gritar. Odio que haya traído a la novia. Odio que esté en mi salón como si fuese un ocupa, pero odio mas quererle y que no pueda ser correspondido nunca...

Me he quedado dormida en el alféizar de la ventana. La mañana es gris y mi madre aparece con un desayuno en plan princesa. Tostadas, zumo, café... No tengo nada de hambre. No ha sido la mejor noche de mi vida. Aunque no entiendo como después de tantos años aun sigo sintiendo esas cosas por él y me ha pegado tan fuerte al corazón. Estoy dolida,¿pero qué podía esperar? ¿Qué viniese conmigo y dejase a la novia? Obviamente, no. Solo tengo dieciocho años y el tiene veintiocho. Seguramente esa chica tenga su edad. Deben llevar mucho tiempo para estar prometidos. Es como tener un dulce y no poder comértelo. Tan cerca, pero a la vez, tan lejos...

Me visto como puedo sin pensar mucho en las combinaciones. Un pantalón corto, una camiseta, mis deportivas y el ipod. Perfecta para ir a hacer un poco de footing. Me miro en el espejo, tengo la cara demacrada. Doy pena. Me lo recojo en una coleta y le lavo la cara con agua bien fría. Correr me despejará la mente. Abro la puerta de mi casa y ahí está él. Caminando hacia mi casa...



CONTINUARÁ...



12 comentarios:

  1. Vaya tira y afloja se traen estos dos!
    Y tú, como siempre, muy organizada. Haces muy bien en tenerlo todo listo, lo probable es que llegue a término y hasta pases unos días (suele ser común en las primerizas) pero como dices, a partir de ahora....podría ser en cualquier momento. Yo también lo tenía todo listo porque vivo a 100 km del hospital...¡¡figúrate!! Aquí hay muchas mujeres que han parido por el camino...jajaja!
    En fin, te está quedando un cuarto precioso.
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡son tremendos!
      ¿Sabes el problema? Que el gine dice que casi se fía más de mifecha que de la suya... Y la mía es para el 11 de enero. Y la suya da para el 3 de febrero. Si es que es un lío tremendo. Por eso más vale prevenir que curar!

      Un besote guapa!

      Eliminar
  2. ¡Hola! Qué envidia de esa habilidad de quedarse dormida en los sitios más insólitos XD

    A ver qué pasa ahora que se encuentran de nuevo.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas que da tanta envidia xD Yo mataría por dormir cada día de esa forma, pero que va...

      Eliminar
  3. Madre mía... pues sí compraste un montón sí xDDDDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé... Somos unos locos, ¡pero juro que no fui yo! xD

      Eliminar
  4. ¡Ay! Que peluches más cuquis, son más bonitos... ¡me encantan! Seguro que Ian nadará entre peluches y cuando crezca aborrecerá los peluches.
    Vaya compras que haces... ¡la casa por la ventana!
    Un besito
    tq

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que los aborrezca. Si sale como su padre, y su madre, ¡querrá más!

      Eliminar
  5. No sabía que había tal variedad de peluches.

    Buen efecto sorpresa el de tu fición en capítulos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, hay una variedad infinita... Incluso peluches que so ncepillos de dientes! Es para quedarse mudo. jejeje

      Gracias, me alegro que te esté gustando.

      Muak

      Eliminar
  6. Que ternura, que bellos peluches, y la ropita también. Que mimado estará ese angelito.

    !Oh c'mon! hermanos? solo eso le faltaba. Pero ahi algo, desde que le interesa mucho y no se quiere ir. Pobre chica, debe estar pasando una circunstancia no muy agradable. Y ahora que querra?
    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi niño va a ser un mimado de los pies a la cabeza, pero solo mimado con lo que nosotros queramos. Que si no... Se acostumbran a tenerlo todo jajaja

      ¡Sigue leyendo!

      Muaks

      Eliminar