viernes, 11 de noviembre de 2016

Una vida diferente CAP.5

¡Qué día!
Hoy ha sido un día productivo. Esta mañana, después de muchos días, he visto a Kath. Que me ha traído un regalito muy especial por mi cumple... Si, esta noche no dormiré solo acompañada de mi novio y de mi bebé pateador, esta noche, Ian duerme conmigo. JOJOJO *Risa pervertida* Ahí abajo tenéis la foto de los regalitos. ¿A qué mola? Además, la taza del "kita koño", es muy yo. Si, a veces soy muy mal hablada, pero es por mi mal genio o por mi carácter de "borde". Soy así, que le vamos a hacer. Pero... ¿A qué son cuquis? *LOVE,LOVE,LOVE* Mi novio ha amenazado con tirarme el cojín. Esos celos, li hacen adorable. :P  

Básicamente, porque él siempre dice que no es celoso. Y realmente, no lo es. Excepto cuando se trata de Ian Somerhalder. Ahí... Le sale la vena. Supongo que porque sabe que si lo tuviese delante, babearía hasta llenar una piscina. JIJI. 


Pero es normal que se ponga celoso. Si Kath me hace este cojín personalizado... Y para colmo me lo pongo bien cerquita... :P En fin, hoy me toca ponerme a leer el libro de la autoescuela. No sabéis que pereza tengo .Así que os dejo los links de los capítulos anteriores y el nuevo capi que espero que os guste. 




Capitulo 5


Por la mañana me desperté entre sus brazos, no se había movido. Yo estaba bien agarrada a él, al parecer no tenía intención de soltarlo. Me di cuenta de que estábamos totalmente desnudos y me dediqué a observar su respiración y ver cada parte de su cuerpo con detenimiento.

Cuando noté que se movía, me atrajo hacia él y me achuchó bien fuerte. Al parecer se había dado cuenta de que lo estaba mirando, porque sonreía de una manera muy evidente.

-Buenos días,guapa. -Dijo achuchándome y besándome el pelo.

Sin decir nada me apreté a él y le di un beso. Entonces me acordé.¡Cata! Tenia el móvil en el salón y ella no habia venido. Me levanté deprisa a pesar de no querer y Juanma me cogió.

-¿Dónde vas? -Preguntó con curiosidad.

-A mirar mi móvil, no sé si Cata me llamó o me envió un sms,nada.

-Tranquila. -Dijo tirando de mi.-Cata está bien. Anoche te mandó un mensaje diciéndote que se quedaba con su novio y que vendría con él a las doce.

Me volví a tumbar en la cama y me acurruqué, me sentía muy protegida estando a su lado. Aquel cuerpo fuerte era increíble y al fin lo había conseguido.

-¿Qué hora es?- Pregunté.

-Las siete y media, vuelve a dormirte si quieres. Yo no me moveré de aquí.

-La verdad es que no estaba pensando en dormir... -Dije sonriendo, pero sin mirarlo a la cara.

-¿Ah, no? ¿Y qué tenías pensado?

-Esto. -Dije poniéndome encima suya para besarlo.

-¿Mmmm? ¡Hmmm!- Me apretó mas contra él y me dio la vuelta para ponerse encima. Estuvimos así durante horas, me llevó a la ducha y me susurró: ”Te quiero”

Cuando me lo dijo, me acerqué a él y se lo repetí mil veces, mientras lo besaba.

-Te quiero, te quiero, te quiero, te quiero...- Decía entre beso y beso con una sonrisa enorme.

Salimos de la ducha y me envolvió con la toalla. Me miraba sonriendo y me acariciaba la cara. Se fue a su habitación y me dijo que lo esperase en la cocina. Al bajar lo vi muy serio.

-Creo que tenemos que hablar... -Me dijo serio.

-Esto... Vale... ¿De qué?

-¿De qué? Pues de todo esto, de la relación... Mira, yo... Sé que te lo he echo pasar mal y no quiero que sufras más por mi. ¿Tú estas segura de lo que haces? Quiero decir,yo sé que te lo he hecho pasar mal, pero sabes que era por tu bien. Tal vez anoche yo debería haber controlado mis impulsos y no...

-¡No! ¡Basta! Ni se te ocurra seguir con lo que ibas a decir. -Los ojos se me empañaron de lágrimas.- Yo tengo muy claro lo que quiero y no me importa nada.

- No quiero hacerte daño.

-El daño me lo haces cuando me miras con frialdad, porque estoy con otro cuando intento olvidarme de ti. No puedes olvidar que llevo loca por ti más de dos años, he intentado olvidarte de mil maneras al ver que no me correspondías, pero ha sido inútil. Y no pienso arrepentirme jamás de lo que pasó anoche, ¿entiendes?- Lo dije todo tan deprisa que me quedé sin respiración y me mareé.

Me apoyé en la mesa y él de inmediato estaba a mi lado sujetándome.

-Esta bien. Solo quiero que estés segura. Durante todo este tiempo me he estado conteniendo, porque eras menor de edad y pensaba que era solo un simple capricho de adolescente. Y porque siento mucho aprecio por tu madre y ella se hubiese preocupado ante una relación así.

-¿Quieres dejar de meter a mi madre en esto? Aquí lo único que importa es que yo te quiero, que nunca has sido un capricho y que no me importa lo que me digan, porque es mi vida y mi decisión.

Creo que me vio tan decidida que me acercó y me besó.


-Gracias.-Dijo.

-¿Porqué?

-Por quererme todo este tiempo sin pedirme nada a cambio. Ha sido una tortura estar tan cerca de ti, pero a la vez tan lejos. Oye, ¿qué haremos? ¿Se lo decimos a la familia?

-Yo no veo ningún problema. -Dije sonriendo.

Mientras él cogía el teléfono y hablaba con su madre, yo cogí el mio y llamé a la mía.

-¡Vaya, por fin! ¡Creía que este chico no iba a decidirse nunca! -Exclamó tras contárselo todo.

-¿A qué te refieres,mamá? -Pregunté extrañada.

-Desde que te vio por primera vez, le gustaste. ¿Es que no te ha contado nada?

-La verdad es que no. Cuéntamelo tú,mami. -Puse voz melosa para convencerla.- ¿Qué pasó?

-El primer día que viniste a verme al trabajo, él vio bailando a una chica morena que le encantó nada mas verla. Yo le dije que me dijese quien, pero justo cuando me iba a enseñar que chica era, no la veía por ninguna parte. Durante más de un mes, siempre veía a “la chica morena” como él te llamaba en ese entonces y me hablaba siempre de ti. Al principio, como yo no sabía quien era, le dije que él era un chico guapo y que si esa chica no se había fijado es que no valía la pena.

-¡Mamá! -Dije quejándome.

-Lo siento, hija.No sabía que eras tú,entiéndelo.

- Bueno sigue, esto es interesante.

-De acuerdo. Bueno resulta que las noches que precisamente tú no salías, él siempre me decía que la chica no había ido. Y siempre estaba cerca de la puerta para ver si entraba o no. Una de las noches en las que entraste, él estaba al lado de la puerta y te vio. Al verte hablando conmigo, se acercó y recuerdo que tú te marchaste al baño, antes de que te lo pudiese presentar. Y durante ese instante me dijo que tú eras esa chica. En ese momento él no sabía que eras mi hija y me contó todo lo que sentía. A pesar de no conocerte,lo volvías lo loco. Me decía que tenías una sonrisa preciosa y que tu mirada era penetrante. Yo le escuchaba un tono animado en su voz y no le dije nada.


-¿No le dijiste que era tu hija? -Dije extrañada.

-En ese momento, no supe que responder. Tú solo eras una niña y él ya tenía muchas cosas en la cabeza en las que tú no pensabas con quince años. Pero de pronto, cuando él paró de hablar apareciste diciendo: ”Mamá,voy a salir un rato con mis amigos,luego vuelvo.” -Suspiró.

-Entonces él lo supo, ¿no?

-Sí, cuando lo miré, lo vi tan pálido que pensaba que le iba a dar algo. Me miró asustado y me prometió mil veces que no intentaría nada contigo. A pesar de que yo no le había dicho nada todavía. Cuando me dejó hablar le dije que no pasaba nada por sentir atracción por ti, pero que aun eras muy joven. Juanma me prometió que nunca te pondría una mano encima, pero pasaron los meses y yo veía como te miraba cada vez que entrabas, sus ojos eran luces. Me sentía mal porque sabía que él, estaba muy enamorado de ti. Yo siempre le contaba cosas de ti, a pesar de que él no me preguntaba. Recuerdo que una de las noches me dijiste que te gustaba él. Esa noche vi que los dos os mirabais de reojo, pero no dije nada.

-Pudiste ver como me pegué noches hablando de él en casa con Cata, ¿y nunca me dijiste nada? -Dije enfadada.

-No, no dije nada. Pero tuve mis razones. A los pocos meses, cuando te hicieron el contrato para marcharte, le pedí que fuese contigo y no te dejase sola en ningún momento. Él aceptó,pero diciéndome en todo momento,que no se atrevería jamás a tocarte un pelo. Yo le dije lo que sentías por él, pero se limitó a decirme que debía convencerte de que solo era un capricho...

-¡Maryyy! ¿Has terminado ya?- Dijo Juanma entrando al salón e interrumpiendo la historia.

-No,un momento.Ahora termino.

-Sigue,mamá.

-¿Segura?

-Sí.- Dije convencida. Miré a Juanma de reojo y le dije que se sentara.

-Bueno al final tras dos años realmente angustiosos, empezaste a salir con Luis y él pensó que debía olvidarte de alguna manera así que se lió con aquella... ¿Elisa? Sí,sí,Elisa. Pero no era feliz,así que le dije que luchase por ti y me dijo que había
hablado con Luis. Y bueno... El resto ya lo debes saber tú.

-Vaya,vaya... Así que tantos años mal y resulta que me querías todo este tiempo, ¿eh?-Dije mirándolo de forma acusadora .-Mamá, te llamo mas tarde.

-Vale, hasta luego y no seas dura con él.- Dijo cortando la llamada.

-Yo... ¿Qué demonios te ha contado tu madre?

-Todo.

-¿Todo? ¿Absolutamente todo?

-Sí. Así que estabas coladito por mi y no me lo pensabas decir, ¿eh?-Dije lanzándome sobre él a besarlo.- Debías habérmelo dicho. Ahora tienes un problema... Quiero recuperar estos dos años,ya.

-Eso no será un problema...-Dijo quitándome la camiseta.

>>Ding-dong<< -Al oír el ruido de la puerta desperté de mi cuento de hadas, ¡me quería desde siempre! Me había visto con otros chicos y se había guardado la rabia para él. Me puse la camiseta rápidamente y me fui a la puerta donde vi a Cata con un chico alto, castaño, con gafas, su prototipo de chico.

-¡Hola! -Dije alegre.

-Hola, Mary. Mira os presento.-Dijo entrando con él chico de la mano. Mary este es Pedro y Pedro él es Juanma.- Dijo cuando me di cuenta de que Juanma estaba detrás mío. Le tendió la mano y los dos sonrieron.

-Vamos al salón. ¿Qué queréis de beber ,chicos?

-¿Qué tal unas cervezas, cariño?-Dijo Juanma guiñándome un ojo.

-En seguida. Cata, vamos.-Dije arrastrándola de la mano.

Al llegar a la cocina, me lo contó todo muy deprisa.

-Verás, hace 1 mes cuando trabajaba en Palma, conocí a Pedro que había venido a hacer unas conferencias. Hicimos muy buenas migas y durante las dos semanas que estuvo en Palma, salimos cada noche...


CONTINUARÁ...

4 comentarios:

  1. ¡Oh, qué vuelta de tuerca! Y ya me he quedado intrigada con el final y Cata.

    Espero la conti

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, ay, ay! Mi Pedro, que majete que es. Oh que interesante que está todo.
    Sigo leyendo.
    TQ

    ResponderEliminar