domingo, 26 de marzo de 2017

Trabajo Cap.2

¡Holaaa! ¿Qué tal el domingo?

Nosotros seguimos con las obras. Benditas obras... 😒   Y para colmo, mi alergia ya está aquí desde hace días. ¡HORROR! Tengo la nariz que parezco un payaso. En fin... No me voy a enrollar mucho, porque realmente, yo hoy solo me he rascado el higo y he estado con el peque. Básicamente. 😂   Mañana si que me tocará currar, que hay que quitar mil cosas de en medio... ¡Arg! Bueno, vamos a por el segundo capi, a ver que sale. ¡Ah! y GRACIAS a todos los que me habéis preguntado por el peque o me habéis deseado que se recupere. ¡Besos de chocolate para todos! Y para los que me dijisteis que buscase segundas opiniones, fui a tres médicos diferentes, más los de urgencias. Por eso me quejo tanto. 😛   Pero bueno, lo importante es que ya está mejor. ¡GRACIASSSS!


TRABAJO


Capítulo 2


Después de los merecidos días de descanso, todos volvieron al trabajo. Tania había estado bebiendo y descansando en casa. Mientras Pedro, estaba también en su casa. Aunque ella se lo imaginaba yéndose de putas. Era así de clara. Y le molestaba mucho pensar en eso. Al entrar al hospital, el nuevo los estaba esperando. Román, un hombre de unos treinta y pocos, con barba, pelo revuelto y gafas de intelectual. A Tania se le cayó todo cuando lo vio. Era simplemente perfecto. No tanto como Pedro, pero podía llegar a su altura. En cuanto le vio, ya le fichó. Y Pedro se dio cuenta, lo cual lo puso en modo macho protector.

- Así que tú eres el nuevo... -Lo miró con ojos de chino, mientras le ponía la mano a Tania en el hombro a modo de posesión.

- Si, soy Román. Encantado. - Miró a Tania, pero se fijó en la mano de Pedro.

- El placer es mío. Soy Tania. -Le quitó la mano a Pedro de una forma tan brusca, que todos se quedaron mirándoles. La tensión se podía cortar en el aire. sin embargo, ella le sonrió al nuevo y se fue a sus labores. Sabía que Román, ya se había fijado en ella. No era una creída, pero sabía perfectamente, cuando un hombre quería meterse entre sus piernas.

El día fue ajetreado, consultas, urgencias y mucho papeleo. Hasta que Pedro apareció en el despacho de Tania, con muy malas pulgas.

- ¿A qué coño ha venido lo de esta mañana?

- ¿El qué? - Tania se levantó y enarcó la ceja.- No eres mi dueño y no me van los posesivos. ¿Qué pasa? ¿Te has dado cuenta de que no puedes vivir sin mi o qué? - En el fondo, Tania deseaba escuchar un sí, por parte de Pedro. Pero eso nunca pasaba.

- No seas absurda. Pero me molesta que te regales así. ¿Es que ahora estás intentando competir conmigo?

- Yo no compito. Me ha gustado. ¿Algún problema? Vete con tus zorritas y déjame en paz. Eres muy cansino. Deja de meterte en mi vida. No te importa. -Dijo tajante.

- Entonces no vengas a buscarme cuando quieras un polvo de emergencia. No soy tu juguete. -Dijo dolido, saliendo y pegando un portazo.

- ¿A qué coño ha venido eso?... - Tania se quedó mirando la puerta con cara de tonta. ¿Le había dado a Pedro un ataque de celos?

La primera semana de Román, fue perfecta. Era atento con los pacientes, las abuelitas lo adoraban. Las enfermeras intentaban ligárselo, pero él ya se había fijado en Tania. Y por eso, la invitó a salir. Tania aceptó inmediatamente. Y por primera vez en mucho tiempo, sintió que le apetecía tener una cita en condiciones. No simplemente llevárselo a la cama y olvidarse. Ese hombre le hacía gracia. Pero a Pedro, no se la hacía ni un poquito. Esa semana, había estado con un humor de perros. Y cada vez que les veía juntos, les lanzaba miradas fulminantes.

- Oye... No quiero meterme, pero... ¿Tienes algo con Pedro? No para de intentar matarme.

- ¿Con Pedro? No, nos hemos acostado alguna vez. Pero no tenemos nada. Solo era un folla- amigo. -Dijo en un tono un poco más alto de lo habitual, para que él la escuchase.

De pronto se escuchó un gruñido y lo que pareció un puñetazo en la pared. Por dentro, Tania estaba dando saltos de alegría. Estaba celoso y eso era un punto a su favor. Iba a volverlo loco. Si era tan cobarde como para no admitir lo que sentía, ella iba a torturarle.



Continuará.

14 comentarios:

  1. Me gusta la sinceridad de Tania, su liberalidad sexual, el no dejarse dominar por un celoso. Interesante personaje. Y además es buena médica.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Oioioioioioioio... ¡quiero saber más!

    ResponderEliminar
  3. Oh, ese último detalle me gustó (7u7) jeje. Me está gustando mucho cómo se torna la historia, me agrada Tania y me da curiosidad cómo irán esos celos de Pedro (>w<) jaja.
    Abrazos. Y^3^Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tania es fuerte,no se deja amedrentar jeejeje

      Eliminar
  4. Vaya cómo se está caldeando el ambiente!
    Espero que mejores tu alergia, aunque vienen semanas difíciles...la primavera y sus cositas, jajaja
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  5. Tremendo capitulo saturado de celos por la hembra. Me mato de risa ese “un polvo de emergencia” Un engreído ese Pedro, está babeando por ella y no quiere aceptarlo. !Que lo deje sufrir!
    Bso

    ResponderEliminar
  6. Tus personajes femeninos siempre tienen mucho carácter, y eso me gusta.
    Vaya ataque de celos le ha cogido a Pedro!!
    Un besito! :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que en los personajes con carácter me reflejo mucho jejeje

      Un beso

      Eliminar
  7. Creo que me cae mejor Román que Pedro xD A ver cómo sigue.

    ResponderEliminar