viernes, 19 de mayo de 2017

La vida de Mia Cap.2

¿Qué tal amores?

Yo bastante cansada, ya que el nene con las vacunas, no está muy bien. Lleva unos días revueltito por eso. Es un rollo, pero es lo que hay. 😓 Sienta fatal verlo así, pero bueno... Estos días, están siendo más tranquilos. Solo limpio, cocino y estoy con el peque, así que no tengo mucho que decir. Además, tengo muchas ganas de escribir y tengo que aprovechar ahora que puedo. Espero que os guste este capi.


LA VIDA DE MIA


CAPÍTULO 2



Una semana más tarde, Mozzie, Hao y Joe, fueron al orfanato. Joe quería conocer a su nueva hermana. Le hacía ilusión no ser hijo único. Y sabía la ilusión que tenían sus padres por tener una niña. Eran una hermosa familia a la que se les iba a sumar una personita más.

Al llegar al orfanato, Mia estaba preparada. Mozzie y Hao, la habían ido a visitar toda la semana. Pero Joe era un chico ocupado. Tenía novia, un trabajo a tiempo parcial, ya que sus padres le estaban enseñando a ganarse sus cosas a pulso. Y aparte estudiaba y sacaba muy buenas notas. Era un buen hijo. Por lo que el no haber ido a ver a su "hermanita", lo fastidiaba, pero ahí estaba. Estaba perdiendo un día de clase, solo para ir a buscarla.

Cuando Mia vio a Joe, fue una especie de flechazo. Joe se enamoró de la pequeña y ella le tuvo confianza casi al momento. se acercó a él y lo abrazó. El momento fue mágico. Ya con todos los papeles arreglados, la pequeña Mia, se dirigía al que iba a ser su hogar. Ya que ni sus padres de acogida, ni su hermano, iban a dejar que se la llevasen. Ya era un hecho.

Al llegar a la mansión de los Manganiello, Mia tuvo miedo, era demasiado grande, había una mujer mayor y gordita que la esperaba con dulces y un hombre calvo que la miraba con una sonrisa de oreja a oreja. El recibimiento fue tan cariñoso, que Mia se sentía fuera de lugar. No creía merecer tanto. La culpa de una violación en aquella niña de seis años, había hecho mella. Sentía una culpa que no era de ella. Sin embargo, tenían que tener mucha paciencia con la pequeña.

Después de dos semanas de aprenderse cada escondite de la casa, la niña se sintió más relajada. Joe la llevaba de paseo, al parque y presumía de hermanita. Y sus padres, la tenían como a una niña consentida. A pesar de que ella nunca pedía nada. Solo libros y más libros. La extensa biblioteca de los Manganiello, era el refugio favorito de la pequeña.

Y así, Mia, empezó a sentirse parte de la familia. Era raro tener dos papás, pero le gustaba. Lo había aceptado sin más. Su trauma, poco a poco se fue olvidando. Al menos, en la familia. Aunque ella no podía olvidarlo. Muchas veces tenía pesadillas. a pesar de eso, la niña empezó a crecer feliz. Mia Salvatore, era hija de los Manganiello, ya era un hecho. Tal vez no llevaba su apellido, pero era su familia.

Años más tarde...


Joe era muy protector con ella. Era un hermano bastante hostigador. "No te pongas esto", "Esa falda es muy corta..."

Cuando Mia cumplió dieciséis años, ya no era la niña que había salido del orfanato. Ahora era una adolescente, con las hormonas revolucionadas. ¿Su problema? Se había fijado en la persona equivocada: Joe. Sabía que eso no estaba bien, había vivido con él siempre y debía considerarlo un hermano. Pero no podía, ya que por mucho que quisiesen decir que era su hermano, no lo era. En su vida de lujos y etiqueta, Mia conocía a muchos chicos, aunque con el trauma que tenía, no se dejaba tocar. Y los chicos a los que conocía en las fiestas de la alta sociedad, eran todos unos inútiles sin oficio, ni beneficio. Sin embargo, su hermano era otro cantar.

Era cierto que era un golfo, puesto que iba con una y con otra. A pesar de eso, era un buen hombre. Jamás le hacía daño a una mujer, al menos, no de forma intencionada. Mia veía los escarceos de Joe, y eso la mataba. Ella era la que realmente encajaba con él. Al menos, eso pensaba ella en su mente de adolescente. Aunque Mia era una estudiante de matrícula, con una inteligencia superior y en su mente sabía que eso no podía ser, no había podido evitar sentir lo que sentía.

Una noche, en una fiesta de la alta sociedad, sus padres la dejaron beber una copa de vino. Mia no había bebido nunca, por lo que una sola copa, la volvió loca. Se encontraba mal, y de pronto, la sombra de aquella niña triste y alejada, volvió a su rostro. Esa simple copa de vino, la había devuelto a un estado del que hacía años nadie la veía. Su cara era el rostro de la tristeza. Sus padres y su hermano, se fijaron en ella, y asustados, fueron a socorrerla. Estaba sentada en un taburete de la barra. Sin mirar a nadie. pero nadie sabía, que en realidad, no estaba pensando en aquella violación. Estaba pensando en otras cosas. Cosas que dolían...

- ¿Mia? - Joe la tocó en el hombro y ella en un acto reflejo, le pegó en el estómago.- ¡Joder! - Le agarró la mano, antes de que volviese a golpearle. - ¿Qué demonios te pasa?

- ¡Ah! Eres tú... -Dejó la mano caer, en señal de pacifismo.

- ¿Quién va a ser si no? ¿El coco? - Enarcó la ceja. - ¿Se puede saber qué te pasa? Pareces un muerto viviente. Nuestros padres están preocupados.

- No me apetece estar en esta fiesta. - Dijo en tono neutro.- Tu amiguita no deja de mirar para acá. ¿Porqué no vas con ella y me dejas en paz?

- Ese carácter rebelde no me gusta, Mia. ¿Acaso te he hecho algo para que me hables así?

- Nada. ¿Puedes convencerles para que me dejen ir a casa? - Lo miró directamente y a Joe casi le da un infarto.

Los ojos de Mia, estaban brillantes y no precisamente por las luces. Los tenía empañados. Su hermana estaba sufriendo y él no sabía por que...



Continuará...







Capítulo anterior



12 comentarios:

  1. La historia promete...
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo mil cosas par seguir esta historia,espero no liarla mucho jajajaj

      Eliminar
  2. No es extraño que surja ese romance, no hay parentesco de sangre.
    Bien planteado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Me alegro que te guste el planteamiento 😌

      Eliminar
  3. Qué triste el pasado de ella, debe ser muy duro de superar.
    Espero el próximo, a ver cómo continúa.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  4. Al menos termino una parte de su niñez feliz ya amada por sus nuevos padres. Pero le falta el reto de la adolescencia. Ese enamoramiento creo le traerá varios obstáculos. Lindo capitulo.
    Bso

    ResponderEliminar
  5. Duda resuelta! Conflicto amoroso habemus, una relación complicada, haber cómo se resuelve...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veremos, porque con lo que me gusta liar las cosas...

      Eliminar
  6. Me gusta cómo va avanzando el argumento... Los personajes atormentados y sufridores suelen ser mis favoritos. ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro que te guste. Intentaré subir uno pronto.

      Eliminar