martes, 25 de octubre de 2016

Enferma de amor CAP.5

¡Hola, hola!

¿Cómo vais? Yo medio adormilada. Me he pegado una siesta del quince. Y no sé porque, pero las
siestas me sientan mejor que dormir por la noche. Supongo que el niño está más activo de noche y tendré que cambiarme el horario para poder descansar. *Risa*

Os cuento, ayer vinieron amigos a casa. Y yo que me apunto a un bombardeo, jugué con ellos al póker. ¡Qué paliza les di! Amo jugar al póker xD No penséis que soy una viciosa. Pero... ¿A quién no le gusta vapulear a cinco tíos ella sola en una sola partida? Me sentí de lujo y muy malvada. Porque dos re-compraron fichas y los fundí. Fue tan divertido ver sus caras... Aunque tampoco abusé.

En cuanto gané, jugué otra y dejé a mi chico jugar a su bola. Que ya me miraban con miedo. Así que me fui a hacerles la cena. Jojojojo. Ian estuvo revuelto todo el tiempo, imagino que le encantaba verme en plan malvada mirar a los de la mesa. Necesito más noches así para distraerme. Apenas dormí, pero valió la pena y la siesta me ha reconfortado un poco. Bueno, no me enrollo más que sé lo que queréis de verdad...  Ahí lo tenéis :) ¡Espero que os guste!

Para leer capítulos anteriores:

Enferma de amor 1
Enferma de amor 2
Enferma de amor 3
Enferma de amor 4




Capítulo 5


La respuesta me rondaba la cabeza, quería decirle que sí, que lo quería, pero tenia miedo. Tenía miedo a lo que podía pasar, a todo... Solo había tenido una relación y no había acabado nada bien. Él se había marchado con otra, días antes de irnos a vivir juntos y no quería pasar por lo mismo. No sé por que, supe que él no iba ser así. Su cara denotaba impaciencia y miedo a mi respuesta.

-Te quiero...-Dije por fin.

Cogió mi cara con la delicadeza con la que se coge a una muñeca de porcelana y sentí sus cálidos labios sobre los míos. Había deseado tanto ese momento que pensaba que si se detenía, moriría. Deseé con todas mis fuerzas abrazarlo,pero sabía que era una locura por mis fracturas.

-Te quiero,no sé que has hecho conmigo,pequeña bruja,pero te quiero...

Lo miré y vi sus ojos brillantes, anhelantes de deseo y de amor. Desde que tuve mi primera relación, Ress, mi ex, nunca me había mirado así, me tenia cariño, pero no estaba enamorado. No me miraba igual que Izan, él desprendía amor por todas partes. ¿Cómo era posible que ese hombre no se hubiese enamorado de nadie? ¿Porqué se había fijado en mi? Las preguntas retumbaban en mi cabeza una y otra vez ,pero él pareció leerme la mente.

-¿Porqué tú? Fácil. Cuando me ayudaste en aquella calle vi tus enormes ojos azules y tu hermoso pelo negro y me pareciste un ángel, un ángel que me había salvado. Y me salvaste... En todos los aspectos. Creí que siempre viviría sin amor, sin alguien con quien dormir cada noche. He tenido muchas mujeres a mi lado, pero todas por interés. Me crié en una familia con dinero, todas las mujeres venían a mi por eso. Nunca tuve cariño de mi madre, se pegaba el tiempo con sus amigas y de compras o en la peluquería y mi padre de amante en amante. Juré que nunca me enamoraría, pero cuando te vi a ti, tan normal...Tan mujer ,tan tú... Me cambiaste el modo de ver las cosas.

-¿Porqué?- Mi corazón estaba encogido tras su breve explicación. Lo había pasado mal de pequeño. Había tenido todo el dinero que había querido, pero no había tenido amor.

-Porqué sé que no eres como las demás. Todas las mujeres que se han acercado a mi,se han acercado porque saben que soy el único heredero de mi padre, solo me quieren por mi dinero. Pero tú,no me conocías de nada y te fijaste en mi por quien soy, no por lo que tengo. Por eso te quiero, porque eres dulce y cariñosa y porque aunque los dos somos fríos y cínicos, me quieres, pese a mis fallos. Las enfermeras, siempre me contaban maravillas de ti. Siempre con una sonrisa en la cara y siempre preguntando por mi. Eso fue lo que me dio esperanzas... Pero fue aquel beso,lo que me terminó de convencer. Te pusiste como un tomate.

-Yo... ¡Es normal! ¡No me lo esperaba! Y no me podía defender... - Me puse aun más roja de lo que ya estaba.

-¿Querías defenderte?

-No,pero...

-Shh... No hay pero. -Dijo volviéndome a besar y haciendome recordar el beso de la clínica.

No sabia porqué,pero me dio tanta confianza que me acurruqué en su pecho y así nos quedamos... Me acariciaba el pelo y aunque yo tenía alguna que otra molestia en las costillas, estaba en el séptimo cielo. Sonó el teléfono e hice un intento para levantarme, pero Izan no me dejó. Se levantó casi al instante y me lo pasó.

-¿Sí?

-Cariño,soy mamá. ¿Cómo estás?

-Bien,he bajado al salón y me he echo algo de comer.

-¿Ya puedes caminar bien?

-Mejor que los anteriores días.

-¿Puedes quedarte esta noche sola? ¿O me necesitas?

-No,para nada. No me importa. ¿Qué planes tienes?- Dije,mientras Izan me miraba con una ceja levantada.

-Ángel me ha dicho que le gustaria pasar una noche en el hotel de sus padres,para estar solos y eso...

-De acuerdo,no te preocupes. Yo me las puedo apañar. Me pediré algo de comida china que hoy me apetece.

-¿De verdad? Sé que no debería habértelo pedido...Eso de que te quedases sola,pero me apetece mucho...

-Ya te he dicho que no pasa nada. Hace tiempo que te mereces unas vacaciones y aunque estas vayan a ser de una noche,te las mereces. Vuelve cuando quieras. Yo estaré bien.

-Gracias,te quiero. Hasta mañana.

-Hasta mañana,mamá...-Dije mirando a Izan sonriendo.

Su mirada cada vez se había echo mas rara a medida que la conversación avanzaba, pero su cara se relajó en cuanto dije “mamá”... ¿Tenía miedo? Colgué el teléfono nerviosa. Quería volver a su lado, sentir calor. Me volví a poner a su lado y me abrazó, aunque esta vez parecía que no se controlaba y escuchaba su jadeo sobre mi cabeza. Intenté no moverme mucho para que no se excitase demasiado, notaba que estaba como un caballo, pero no era el momento y él también lo sabia. Se levantó con cuidado y sin decir palabra se marchó...




Continuará...

14 comentarios:

  1. ¿Eh?¿por qué se va? Que hombre más inseguro... veremos que pasa en el siguiente capítulo.
    TQ

    ResponderEliminar
  2. Hola linda como estas! te super entiendo con las siestas, soy igual. De noche siento que desperdicio tiempo durmiendo, aah pero cuando llega la tarde siguiente, tengo que dormir aunque sea 1 hr por que sino no funciono.
    Gracias por haber pasado por mi blog, voy a seguirte.
    Y respecto a la historia voy a leer primero los otros capítulos por que sino no voy a entender nada!

    Te mando un beso enorme, ojala sigas ganando en el poker ;3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. SI, bueno... Pero lo mío es por embarazo. Aunque claro, siempre he sido nocturna. jejeje gracias por pasarte.

      Un saludo

      Eliminar
  3. Me ha dejado atontada ¿por qué la dejó?

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La respuesta en el próximo capítulo jojojo

      Eliminar
  4. Vaya, al final se está alargando el misterio...si parecía el momento idóneo! Nos haces sufrir y lo sabes...jajaja
    Yo antes jugaba al póquer también y se me daba muy bien, pero hace años que no pruebo y he perdido toda la práctica.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encanta manteneros en vilo! jejejej Me alegro de que te esté gsutando tanto!

      Así que también jugabas... Interesante jejejej ¡Pues toca volver a jugar!

      Un besazooo

      Eliminar
  5. Hola! me ha gustado mucho tu blog, así que me quedo por acá ;) te entiendo, el otro día dormí toda la tarde y fue la mejor siesta que tenia hace mucho jajaja respecto a tu novela no puedo comentar porque no la he leído desde el principio pero ahora lo comenzare hacer, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por pasarte y por comentar. Espero que la historia te guste.

      Un saludo!

      Eliminar

  6. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    sigo emocionada!! dios porque tenía que demorar tanto en recuperarse se perdio de lo mejor XDDDDDD este capitulo ha estado buenisimoooo me ha encantado y dejado con ganas de saber que sucede pasaré a leer el siguiente!!!!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
  7. Una madre oportuna, sin saberlo que lo es, al irse a otra parte.

    ResponderEliminar