domingo, 9 de octubre de 2016

Inspirándome con un elemento #11

¡Helloooo!

¡Bendito día de lluvia! Hoy ha hecho fresquito, por primera vez en todo septiembre. Aun no me lo creo. Ha sido a ratos, pero... Por fin se nota que es otoño. Aunque sea por días. El reto de hoy es inspirarme con la imagen que veis aquí al ladito. No sé que me saldrá, porque como siempre, yo voy a escribiendo sobre la marcha. A veces sé que no debería y que debería currármelo más. Pero otras veces, por escribir al momento, me salen cosas interesantes. Os dejo el link por si os apetece hacerlo: Inspirándome con un elemento #11.




Estaba preparándose para las clases. Era la mejor. Su anciano maestro había sido muy poderoso, pero ahora la sangre nueva debía avanzar. Y ese viejo le estaba enseñando todos los trucos que necesitaba para ser poderosa, fuerte y casi invencible. Quedaban pocas magas. La guerra entre mundos había acabado con casi toda la magia. Los pocos magos que quedaban, se alimentaban de la magia natural. La naturaleza era su fuente de energía. El fuego, el aire, la tierra, el agua... El espíritu. Cada generación creaba nuevos hechizos, pero no siempre funcionaban, solo alguien con mucho poder hacía efectivos esos hechizos. Sino, hacía falta un grupo entero de magos para que funcionase, pero ya no habían tantos como para poder hacerlo. Por eso, los pocos que quedaban, estudiaban con ahínco las artes naturales. Llevaban la magia en la sangre, seguían vivos, por suerte. Vivían escondidos de los humanos y de otros seres mágicos, ya que si se enteraban, probablemente estallaría otra guerra y al final la raza se extinguiría. En el mundo, el mal era quien dominaba todo. Por eso, la nueva y casi extinta generación de magos, debía esconderse e ir haciéndose fuerte. Ella tenía un don, no necesitaba los elementos cerca para convocarlos. No necesitaba la magia cerca. La tenía por todos lados. Mientras el resto necesitaba llevar algo de los elementos, ya fuese un poco de tierra, una cantimplora de agua, un mechero... Ella no lo necesitaba. los invocaba y acudían a ella, para darle poder. Era la elegida y según la profecía, sería la maga más poderosa de todos los tiempos. Pero ella aun no lo sabía, solo sabía que debía hacerse mayor y ser la mejor...

8 comentarios:

  1. ¡Oh! Has cambiado la letra del blog. Me gusta mucho más <3.
    Y el reto me ha gustado, ha sido muy fantasioso y ha estado super chachi. A mi me gusta que escribas así, te salen cosas muy bonitas y cuquis, seguramente se debe al poder de mi ahijado juju te está volviendo un ser ñoño y romántico <3

    TE QUIEROOOOOO <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu ahijado no hace nada,solo patearme... xDDDD

      Eliminar
  2. ¡Hola! Como dijo Kath, me gusta la letra, ahora sí se lee clarito todo.

    Sobre el relato, me ha gustado, ha quedado pie para una continuación también que te deja con la intriga de cómo llegará a es.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si? pues vaya,yo no pensaba hacer continuación... jajajajaj

      Eliminar
  3. Parece un inicio muy interesante,me ha gustado!
    Aquí cayó ayer un chaparrón pero hizo calor aún...qué ganas de fresquete, de verdad!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí estamos nublados,pero hoy no sé si lloverá. ¡Qué ganaS!

      un BESOOO

      Eliminar
  4. Pues esperando como continua.. Muy buen inicio!

    ResponderEliminar