miércoles, 26 de octubre de 2016

Enferma de amor CAP.6

¡Hola!

¡Vaya día llevo! Hoy por fin he ido a comprarme un pijama de invierno de pre-mamá. Que falta me hacía. La verdad es que me estresa que todo me apriete, pero bueno, son cosas del embarazo. Aparte de unos leggins y algunas bragas, que en serio, ¿cómo se puede hinchar una en tan poco tiempo? ¡Y más sin haber engordado más de un kilo al mes! ¡No lo entiendo! *Cara de frustración* En fin, es lo que hay. Me tengo que                                                                                       aguantar que ya solo faltan tres mesecitos.

He pasado un día por Palma y al fin he convencido a mi chico para que no se corte el pelo tan corto y se lo deje algo más moldeable. ¡YUJU! Se lo ha cortado, pero no tanto. Es que teniendo la cara en plan manzanita, un corte tan cortito no le sienta tan bien. Incluso el peluquero me ha dado la razón. Suerte la mía. JOJOJO.

Después de eso, hemos ido a tomar algo y por último, hemos ido a cenar a un tailandés que hace pizzas y dónde el dueño es chino-americano. Vamos, un sitio multicultural. Y por primera vez en nuestra vida, hemos probado la carne de kobe. Desgraciadamente, a mi me han hecho un cachito muy muy pequeño, porque hacer demasiado esa carne, es un pecado capital. Y además, a mi no me gusta en modo suela de zapato. Pero pufff... Yo me hubiese comido un chuletón, si hubiese podido. Pero pedir un solomillo de kobe y hacerlo demasiado... Es una crueldad. Y más a mi, que me gusta la carne rosita. *Suspiro* Pero bueno, es lo que hay. En cuanto tenga al nene, pienso pedirla y comerla bien a gusto. Y bueno, ese ha sido mi día. Aparte de que el pequeño Ian me deforma la barriga en plan karateka, pero es un cachondo que me hace ir al baño todo el tiempo.

Vamos que llegar a casa hoy, parecía que no iba a pasar. Si no llega a ser porque estaba cansada, seguramente no estaría aquí escribiendo. :P Bueno, voy a poner lo que estáis esperando, nos hago sufrir más...

Para leer los capítulos anteriores:

Enferma de amor 1
Enferma de amor 2
Enferma de amor 3
Enferma de amor 4
Enferma de amor 5




Capítulo 6



Reaccioné al instante y me levanté provocándome un dolor terrible. Al llegar a la puerta vi como encendía el coche, pero el dolor pudo conmigo y caí de rodillas. Él me vio y de pronto se quedó helado y salió del coche. Mis ojos estaban empañados en lágrimas ,no entendía nada. ¿Porqué había salido de esa manera? Me dolía mas el corazón que las costillas, pero sentía como si me hubiesen pasado lanzas. A partir de ahí todo se volvió oscuro...

Escuchaba la voz de Izan, me suplicaba que me despertase, parecía estar llorando... Intentaba abrir los ojos, pero los párpados me pesaban, me era casi imposible y no podía articular palabra. Lo escuchaba hablarme y sentía como me levantaba en volandas. Lo escuchaba pedir perdón, pero no podía reaccionar. Moví la mano y tras varios minutos notando paños fríos en la frente, conseguí abrir los ojos.

-¿Alex?

-Izan...-Tenia la garganta seca y noté que arrastraba cada letra con la lengua. Me costaba mucho.

-No hables, por culpa del dolor te has desmayado. ¿Cómo se te ha ocurrido salir corriendo? -Vio mi intento de contestar la pregunta, pero me paró.- No hables, estás loca. No tenías que salir corriendo, no me iba para siempre. ¿Crees que te voy a decir que te quiero y luego irme sin más? Soy demasiado egoísta para dejarte. Solo necesitaba pensar. ¡Qué estupidez...!

-Yo..Yo...-Suspiré con dolor, pero sabía que no se iba a marchar. Solo necesitaba pensar.

-Descansa, no hables. Me quedaré contigo...¿Tienes hambre?

Negué con la cabeza y me quedé mirándolo. Sus ojos rebosaban de amor y de...¿Remordimientos? Me quedé mirándolo un buen rato, pero no hablaba. Intenté incorporarme ,pero me dolía demasiado. Él me ayudó a sentarme, pero no decía nada... Sus ojos tenían pasión, pero había algo que lo carcomía por dentro. Dejé de mirarlo porque notaba dolor. Aparté la mirada de forma brusca y él se dio cuenta.

Me acercó un vaso de agua y bebí lentamente mientras el me ayudaba, ya que me temblaban las manos. Cuando por fin pude hablar:

-¿Qué pasa? ¿Porqué necesitabas pensar? ¿Qué es lo que necesitas pensar,Izan?

-Me estoy separando de mi mujer,Alex.

-¿Qué? -El corazón empezó a bombear violentamente mi pecho.- ¿Estás casado?

-Me estoy separando...

Lo miré y vi que todo era verdad, no había escuchado mal. >>Aun está casado...¿Cómo ha podido decir que me quiere?<<

-Vete Izan ,por favor...Vete.

-No voy a dejarte sola. Por favor ,escúchame.

-No, vete. -Intentó cogerme la mano ,pero la aparté. Mi corazón de pronto se había echo pedazos. Había omitido algo que era importante, algo esencial...

-Alex... Déjame que te lo explique.

-No hay nada que explicar, lárgate de mi casa. No quiero verte. Te odio... -Al decir esas palabras, supe que era verdad, lo odiaba con toda mi alma. ¿Cómo podía decirme que me quería estando casado?

Lo vi salir por la puerta ,pero esta vez todo el amor se había quedado congelado. No iba a salir corriendo. Subí a mi habitación y lloré... Lloré lo que no había llorado nunca. Siempre me había considerado una chica fuerte, pero en ese momento me di cuenta de lo que podía ser mi gran debilidad... Izan...

Pasaron dos semanas, recibí llamadas, mensajes, se presentó varias veces en mi casa, pero yo no quería saber nada. Apenas comía y mi madre estaba preocupada. Cuando su novio la invitaba a irse, ella intentaba convencerme para quedarse, pero siempre le decía que quería estar sola. No aguantaba compañía de nadie, solo quería hundirme en mi miseria. Me había enamorado del hombre equivocado. Sin embargo, Taya había encontrado al hombre de su vida...

Al día siguiente, tras dos semanas apartada del mundo y ya recuperada. Me puse el vestido de la boda y me dirigí a casa de Taya, al verla se me llenaron los ojos de lágrimas. Estaba preciosa. Llevaba un vestido blanco de raso, palabra de honor, iba simple, pero estaba preciosa. Su pelo castaño, siempre liso, ahora caía en cascada por su cintura con una maraña de rizos perfectos y una flor roja a un lado cuidadosamente colocada. Parecía una princesa.

-Alex...¿Estoy bien?-Repetía una y otra vez.

-Estás preciosa. Eres la novia mas guapa que he visto. Y ahora sal y cásate con ese hombre tan bueno y perfecto que has encontrado.

No le había contado a Taya lo que me había pasado con Izan, no quería fastidiarle el día y se lo había omitido también en esas últimas semanas por que ella ya tenía bastante con lo de la boda. No podía endosarle mas preocupaciones. Cogí el ramo de orquídeas, perfectamente combinado con mi vestido azul del mar y mi pelo recogido en un moño de rizos que caían por mi cara. Llevaba poco maquillaje y eso hacia que mis profundas ojeras no se disimulasen mucho, pero estaba contenta por mi amiga y saqué mi mejor sonrisa por ella. Yo, su madrina y mejor amiga, tenía que darle apoyo y hacer que fuese el mejor día de su vida.

Salí al pasillo de la iglesia al escuchar la música y con pasos lentos y coordinados fui echando pétalos de rosas rojas por todo. La gente sonreía, lloraba... Se notaba que era un acontecimiento feliz. Había mucha gente, entre muchos pude distinguir una cara que no quería ver...


Continuará... 








9 comentarios:

  1. ¡Anda! Todo un giro interesante...no me figuraba eso del señor doctor, jajaja.
    Qué chulo ese sitio al que fuisteis a cenar. Yo no soy nada carnicera, pero me has dado curiosidad.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es que la carne me puede... Y esa especialmente, creo que hay que probarla al menos una vez en la vida.

      Ya me dirás que te parece el próximo capi.

      Un besazo,guapa!

      Eliminar
  2. OIOIOIOIOI ¿Está casado? ¡OIOIOI! Ahora eres tu la que se pone papeles de querida xD Si es que el morbo es el morbo... pero pobrecita a ver si se recupera pronto y es feliz.

    Un besito
    tq

    ResponderEliminar
  3. Pues, sí se está separando, está casado XD que hasta que no tenga los papeles de divorcio en mano, sigue casado (?) Realmente, no me lo esperaba XD eso pasa por no preguntar de entrada en qué rollo andaban (?)

    Me paso a leer el siguiente <3 y esta vez, en orden XD

    ResponderEliminar

  4. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Que bueno que hayas podido comprarte la pijama!!! me imagino lo incomodo que ebe ser que todo aprete cuando estas embarazada pero vale la pena despues :D

    Dios la historia dio un giro que no me esperaba y hasta yo me senti desenamorada de Izan :c y ya me falta un capitulo >.< tengo miedo del final XDDD

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me hacía falta ejejeje Porque parezco MobyDick... Pero bueno, gajes del embarazo.

      ¡Sigue leyendo y sabrás lo que pasa!

      Un besote!

      Eliminar
  5. Iba muy bien. Tenía que presentarse un conflicto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que si no... La historia sería demasiado plana. :)

      Eliminar