jueves, 27 de octubre de 2016

Enferma de amor CAP.7

¡Buenos días!

Si, hoy escribo más pronto, porque estoy malita. Y seguramente luego, no tenga muchas ganas de escribir. Que ya se sabe que por las noches, pega el  bajón y para colmo no puedo tomar medicación. Estar embarazada tiene inconvenientes, ¿eh? Tengo la garganta dolorida y estoy a base de leche calentita con nesquick. ¿Qué remedio? *Suspiro* Al menos, no voy a morirme, solo espero que no me pegue fiebre. Ya que soy contraria a medicamentos, pero cuando me quedo con la voz como un camionero fumador, me da mucha rabia. Además, que he dormido fatal. Vamos, el colmo de los colmos. Si no salgo de una para meterme en otra. Espero no ponerme peor.

Bueno, el capítulo de hoy es algo más largo, así que veremos que os parece. Como siempre ,si no habéis leído alguno anterior aquí los tenéis.

Enferma de amor 1
Enferma de amor 2
Enferma de amor 3
Enferma de amor 4
Enferma de amor 5
Enferma de amor 6




Capítulo 7


¿Izan?

Intenté mantener la compostura y seguir hasta el altar. Me puse al lado correspondiente e intenté no mirarlo, pero era inevitable. Buscaba su mirada como una desesperada. A su lado vi a una mujer rubia, pintada de forma vulgar con un vestido rojo. Pensé : ¿Cómo ha podido venir con ella?

Su cara desde que me había visto, había cambiado. Tenía la mirada triste y perdida. No me miraba y agachaba la cabeza de tanto en tanto. Sabía que tenía que estar avergonzado, pero... ¿Qué diablos hacia en la boda de mi mejor amiga? De pronto, miré a Gregory ,que miraba a Taya con el amor con el que un hombre debe mirar a una mujer. Sentí nostalgia, sentía que me iban a quitar a mi mejor amiga y ya no la vería tanto como antes, pero ella era feliz y era lo importante. Entonces me di cuenta de que debía ser amigo de Gregory ,ya que estaba en su parte de invitados. Me sentí tonta por no haber pensado que se podían conocer, ya que los dos trabajaban en la misma clínica, pero en distintas plantas. La música dejó de sonar y el cura comenzó a hablar. Cuando empezaron a decir los votos ,se me encogió el estómago. Comenzó Gregory...

Yo, Gregory House, te quiero a ti, Taya Meries, como esposa
y me entrego a ti,
y prometo serte fiel...”

Cuando pronunció esas últimas palabras ,no pude evitar mirar a Izan. Me sentía avergonzada ,y él agachó la cabeza en señal de arrepentimiento. Las lágrimas resbalaron por mis mejillas, todos pensaron que era por la boda, y en parte si lo era, pero Izan estaba allí...La persona a la que mas había amado jamás y a la que mas me había defraudado nunca...

...en las alegrías y en las penas,
en la salud y la enfermedad,
todos los días de mi vida...”

Cuando llegó el momento de Taya, noté que estaba a punto de llorar.


Yo, Taya Meries, te quiero a ti, Gregory House, como esposo
y me entrego a ti,
y prometo serte fiel
en las alegrías y en las penas,
en la salud y la enfermedad,
todos los días de mi vida. ..”

Cuando llegó el momento del beso, recordé el beso cálido de Izan en la clínica. Y lloré, lloré y volví a llorar. Abracé a mi amiga, tras susurrarle que la quería muchísimo y que esperaba que todo le fuese bien en su nueva vida. Los novios se fueron en la limusina hacia en hotel en el que se realizaría el convite. Cuando todo el mundo había salido de la iglesia y solo quedaba yo, me fui hacia uno de los bancos. Nunca había sido creyente, pero en ese momento necesitaba desahogarme y hablar. Me arrodillé y recé, recé para olvidar el dolor que Izan me había causado, recé porque a mi mejor amiga le saliese todo bien y no tuviese ninguna decepción y recé por mi... Porque no soportaba el hecho de seguir enamorada de alguien que me había echo sufrir tanto...

De pronto, una mano fuerte tocó mi hombro. Sin girarme supe quien era. Ese perfume, ese tacto... Recé para que fuese un sueño, pero no. Ahí estaban esos ojos verdes que suplicaban perdón. Me odié por ser cruel con él, pero no podía evitarlo.

-Suéltame. -Dije en voz baja.

-No, no te voy a soltar hasta que no me digas porque llorabas en el altar. Estoy seguro de que no me odias... No puedes odiarme...

-Te odio, déjame. -Aparté su mano de mi hombro e intenté salir corriendo ,pero fue en vano. En dos zancadas ya me había cogido. Me sentí ridícula a su lado. Yo era menuda a su lado, pequeña y bajita, mientras que él tenia una presencia embriagadora.

-No me odias... -Al ver mi cara dijo: -Por favor, no me odies...Te quiero.

No sé por que ni como llegué, pero le solté una bofetada y le dije:

-NUNCA, ¿ME OYES? ¡NUNCA REPITAS ESAS PALABRAS,MENTIROSO! -Me giré y salí corriendo. Dejando a Izan en la iglesia y con la cara roja por mi bofetón.

Cogí el coche llena de rabia, no pisé el acelerador porque me supe controlar, pero tenia ganas de estrellar el coche conmigo dentro. Llegué al hotel acalorada y al ver a los invitados, decidí ir al tocador antes. Como temía, tenía todo el rímel por la cara y los ojos hinchados. Me limpié y me perfeccioné el maquillaje hasta parecer de nuevo una persona normal. Cuando entré a la sala, todos se me quedaron mirando y con razón ,era la última en entrar y tenía que sentarme en la gran mesa principal, con los novios. Vi que también faltaba un asiento,Izan... Le pregunté a Taya y me dijo lo que no esperaba.

-Falta Izan, el primo de Gregory.-Dijo contenta.

En ese momento me quedé helada, cuando lo vi aparecer en la puerta con la parte izquierda roja como un tomate me miró y se giró sonriéndole a su primo Gregory...

Después de el convite, los novios se iban a marchar de luna de miel directamente. Acompañé a Taya a la habitación que habían reservado para poder cambiarse y dejar las cosas y se puso un vestido blanco corto, junto con un chal negro, ya que hacia frío. Ella fue la que habló primero.

-¿Qué te pasa con Izan? Pensaba que tu médico te gustaba y quería darte una sorpresa. Por eso no te dije que venia a la boda.

-Y me gustaba, pero no sé... Ya no le veo la gracia. Supongo que solo me gustaba porque conmigo era muy amable.

-Sí, pero aparte de amable, es muy guapo, Alex.

-De la guapura no nace todo, Taya. Además si no voy mal, es un hombre casado.-Dije intentando mantener la compostura. Decirlo en voz alta, me hacía daño.

-Puede ser... Es tan guapo...

-Bueno, bueno... ¡Qué te acabas de casar!- Dije intentando sonar bromista.

-Lo sé, pero eso no significa que tenga una venda en los ojos, Alex. ¡Vamos, anímate! ¡Ataca,Alex! Hacéis buena pareja...-Dijo dándome un pequeño empujoncito con el hombro.

Le sonreí, pero mi mirada se notaba triste. Bajamos al gran salón y Gregory se quedó pasmado al ver a su reciente esposa. Solo tenía ojos para ella, eso era lo que cualquier mujer deseaba. Y de pronto, cogieron el coche para irse a su luna de miel. Se acaba de ir mi amiga, mi hermana...

Recogí mi bolso ,me despedí de sus padres y de todos los conocidos y me fui hacia el coche. Noté que alguien me seguía, me giré y de pronto me encontré aplastada por Izan en mi coche.

-¿Qué...? ¿Qué...haces?-Dije tanto sorprendida como un poco asustada.

-Lo que debí hacer hace mucho tiempo.

Me besó, sí... Me besó como jamás lo había echo. Sin cuidado ,sin pausas...Todo era energía y pasión. En principio, quise resistirme, pero en cuanto noté el calor de sus labios, me dejé llevar. ¿Qué tenía ese hombre que hacía que me cegase por él?
Dejé mi bolso caer y rodeé su cuello con mis brazos ,me sentía en el paraíso, me olvidé de todo. Cuando el beso paró, algo en mi no quería parar, pero sabía que lo que estaba haciendo, estaba mal.

-Izan...-Susurré.

-Nunca,¿me oyes? Jamás vuelvas a decirme que me odias.

-No... -No sé porque estaba tan sumisa, pero no me importaba. Estaba con él, con el único amor que había tenido. Al único que le había entregado mi corazón.

No supe que decir ,nos quedamos mirando y él se agachó, recogió mi bolso y me llevó de la mano hasta su coche. No pude decir nada. Me subí automáticamente y no dijimos palabra durante el trayecto. Al detener el coche, nos paramos en un caserón antiguo con grandes ventanales y balcones estilo barroco. Era precioso.

-¿Es...Tu casa?-Conseguí decir.

-Sí, vamos.

-No. ¿Y tú mujer? -Dije sin muchos ánimos.

-No te pongas difícil, Alex. Ven conmigo.

Aunque a regañadientes ,salí del coche. Lo seguí y entramos al gran caserón. Estaba decorado de una forma muy elegante ,pero solo había fotos de Izan y de su familia, ninguna foto de boda, ninguna foto de su mujer... Revisé la casa con la vista y entramos a una pequeña habitación, que resultó ser su despacho. Me dijo que me sentase y me entregó un documento... Un acta de divorcio. Lo miré aturdida y vi que estaba firmada por los dos cónyuges. No estaba casado ,se había divorciado. Me quedé mirando los papeles durante un buen rato y aun no podía creerlo. Izan, estaba libre, pero aun me sentía culpable porque hubiese engañado a su mujer estando casado ,aunque estuviesen separados. El matrimonio para mi era sagrado.

-¿Y bien?

-¿Porqué no me lo dijiste?

-No me dejaste.

-Pero...Pero...

-No, Alex, déjame hablar. Llevo semanas intentando hablar contigo. Rechazas mis llamadas, no contestas a mis mensajes ni a los e-mails. ¿Qué quieres que te diga? No me has dado otra opción que traerte para que lo vieses con tus propios ojos. Si te lo hubiese llevado a la boda de Gregory, probablemente ni los habrías mirado o tal vez lo hubieses roto. -Dijo desesperado. Había pasión en sus palabras.

-Lo hubiese leído.-Dije sabiendo en el fondo de mi corazón que probablemente los hubiese echo pedazos y se los habría tirado a la cara sin tan siquiera mirarlos.

-No.-Dijo él, leyéndome el pensamiento.

Nos miramos y me levanté intentando quitarme la vergüenza y lo besé. Lo besé sincera, tranquila... Su beso comenzó lento, pero acabó convirtiéndose en algo insistente y sabía que iba a pasar... Tenia miedo, pero quería hacerlo. Lo miré y no sé si supo lo que quise decirle con la mirada, pero paró.

-No... -Dije casi en tono de súplica. Necesitaba sentir sus manos por mi cuerpo, necesitaba sentirlo a él.

-¿Estás segura de lo que quieres hacer? Luego ya no hay vuelta atrás... No quiero que te arrepientas...-Dijo inseguro.

Agarré su cintura y lo apreté contra mi. Nunca me había mostrado tan descarada. Él me miró, sus ojos decían que sí ,pero sabia que su razón le decía que no.

-No puedo hacerlo ,no puedo arrebatarte lo que has guardado para esa persona especial en tu vida.

-Pero...Te quiero...

-Lo sé, pero quiero que estés segura.

-Estoy segura.

-Dejemos que pase un tiempo ,¿vale?

-Sí...-Dije apenada.Me había dejado con el calentón.

- ¿Quieres que estemos toda la tarde juntos?

Eso me alegró, acepté. Me llevó por toda la casa y me enseñó habitación por habitación. Cuando llegamos a la suya ,me quedé con la boca abierta. Era una cama grande, como esas de las películas, tenía como una cortina que rodeaba la cama para que no entrase la luz. La habitación estaba decorada con un estilo renacentista, me enamoré. Fuimos a un gran salón donde había un sofá en el que cabían por lo menos siete personas, encendió la chimenea y nos sentamos. Empezó a contarme que era descendiente de unos duques ,la casa tenia una gran historia y su familia también. Me quedé prendada por la pasión con la que contaba la historia. Cuando terminó me quedé abrazada a él y hablamos de muchas cosas ,nos contamos nuestras vidas y de ahí comenzó a contarme porqué se había divorciado...



Continuará...

10 comentarios:

  1. Muy emotivo el capítulo de hoy!
    Al final creo que te pegaron el resfriado, ¿no? ¡Espero que te mejores y que te mimen mucho!
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desgraciadamente, si. Me lo han pegado,pero bien. Y eso no poder tomar nada me está matando. Pero bueno ,aguanto lo mejor que puedo.

      Un besote!

      Eliminar
  2. ¡Ostras! El golpe me ha dolido hasta mi. Pobre Izan, pobre Alex... dios, todos me dan tanta pena. ¡Y que bonita la boda! Supongo que estoy ñoña, pero me ha parecido muy triste y bonito... snif snif, ojalá todo se aclare y la parejita pueda estar feliz para siempre.

    Ya deseo leer el próximo capítulo.
    ¡TQ!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú siempre estás ñoña... Pero te queremos igual. xD


      tq

      Eliminar
  3. ¿Es el Gregory House que creo que es? xD Me he reído y se me ha estreujado el corazón. Espero el próximo capítulo <3

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, si es ese House, lo que con matices. un House enamorado y secundario. Pero él. jejeje

      Un besooo

      Eliminar

  4. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Dios queria que pasará lo que tú ya sabes XDDDDDDD quiero saber porque se divorcio gran capitulooo!!!!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajaj ¡pues a leer el siguiente! ¡Qué ya está colgado!

      Un besazo

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Me gusta bastante y creo que es un buen personaje secundario. Ya que usarlo como principal sería muy presuntuoso por mi parte. Se necesita mucho tiempo para hacer semejante personaje y la verdad, ultimamente, yo no lo tengo jejeje

      UN SALUDO

      Eliminar