jueves, 22 de diciembre de 2016

Imposible (Historia corta) y reflexión

¡Hola, hola amores!💘



¡Llegó el día de la lotería de Navidad! De este día tengo un especial recuerdo, por una persona en concreto que ya no está: Mi abuelo. Precisamente durante estos días, he leído post, he escuchado conversaciones e incluso e hablado del tema abuelos. Y me toca profundamente. Porque no sabéis lo mucho que echo de menos al mío. Sobretodo en estas fechas, que aunque me gustan, desde que él no está, no son lo mismo. Me habría encantado que hubiese podido conocer al cachorrito. Estoy segura de que le hubiese hecho mucha ilusión. *Snif snif* Supongo que estas fechas y el embarazo me ponen tontorrona. Sin embargo, no puedo evitar acordarme de él. Y en estas fechas, se hace más latente y duele un poco no tenerle por aquí. Para mi era un gran apoyo.

A veces me pregunto: ¿Cómo sería mi vida si no se hubiese ido? Es una de esas preguntas que pienso que todo el mundo se hace alguna vez en su vida, cuando pierde a alguien. ¿Sería todo igual? ¿Habría seguido los mismos pasos que hasta ahora? Seguramente, si. Porque yo soy de ideas fijas, pero teniéndolo a él cerca, tal vez la familia estaría de otra manera. Ya que desde que no está, se notó esa desestructura que a veces pasa cuando se va un gran pilar. No sé si a muchos os pasa u os ha pasado. Pero es un tema interesante para seguir comentando en futuros post. ¿Verdad?

Estos días sacan lo mejor y lo peor de muchas personas, así que espero que a todos nos vayan bien estas fiestas. Y que subáis fotitos de esas comidas navideñas que nos van a poner ceporrísimos. :P
Yo tendré que controlarme un poco, porque el viernes que viene, la matrona me va a monitorear para ver como está el cachorrito y no quiero subir una burrada. Aunque en fiestas es inevitable descontrolarse un poco. Veremos que pasa. Ya os iré contando.

Ahí os dejo una historia corta, espero que os guste. ^_^


¿IMPOSIBLE?

¿IMPOSIBLE?


Protagonistas: Lluvia e Ian (Ficticios,los personajes me pertenecen y la historia también).
Inspirada en: Impossible de James Arthur.
ONE-SHOT (aunque quizás haya una segunda parte... )





La noche era fría,Lluvia paseaba por Central Park con su perro,como cada noche. Cuando ahí le vio. Tumbado sobre el frío césped. Mirando las estrellas,perdido en sus pensamientos,cuando dirigió la mirada hacia ella...


-¿Qué hace una chica a la una de la madrugada por Central Park? ¿Tus padres no te han avisado de que es peligroso? - Su voz sonaba fría,pero a la vez encantadora. Era difícil saberlo.

-Soy mayorcita para hacer lo que me apetezca,a la hora que me apetezca. -Contesta ella sujetando al perro bien cerca,por si acaso...

-No deberías estar aquí. Es peligroso para una jovencita tan guapa. -Se levantó haciendo que Lluvia retrocediera y el perro se pusiese en guardia.- No voy a hacerte nada. Calma a tu perro. No me interesa violar a jovencitas.

Lluvia lo vio acercarse hasta la luz y en ese momento el corazón parecía que le iba a salir del pecho. Era alto,con pelo negro que caía alborotado sobre su frente,una mirada intensa del azul mas claro que jamás había visto. Y eso que sus ojos ya eran bastante azules,pero en comparación con aquellos, parecían oscuros.

-De-Debo irme... -Tartamudea.

-¿Te quedas a hacerme compañía? -El hombre iba con un traje de color negro,muy elegante,en comparación con sus vaqueros rotos,su camiseta de Metallica bastante desgastada y sus convers negras.

-¿Eh? No le conozco... Y es tarde. -Dice nerviosa.

-¿Y eso lo dice la chica que sale a la una de la madrugada a pasear a su perro? -Enarca la ceja. -Soy Ian. -Le tiende la mano. -Tranquila,no muerdo.

-Solo un rato... -Lo mira y le da la mano con cierta reticencia.- Yo soy Lluvia.

-¿Lluvia? Bonito nombre... ¿Es tu nombre de verdad? - Pregunta interesado.

-Si. -El perro se había sentado a los pies de Lluvia e Ian la miraba de forma penetrante. - ¿Ocurre algo? ¿Tengo algo en la cara? -Dice pasándose la mano por la boca.

-Tienes migas de pan... -Se ríe.

-Oh... -Se vuelve a pasar la mano.- Es que no había cenado y he picoteado algo antes de salir.

-¿Trabajas hasta tan tarde? -Pregunta interesado.

-Si,trabajo en un bar de aquí al lado. Y no cerramos hasta las doce y media... Y con la cantidad de gente que viene,a veces no puedo cenar. (Oh,no... Estoy desvelando cosas de mi vida privada. ¿Y si es un acosador?).

-Comprendo. ¿Estás estudiando?

-Disculpe,pero no es de su incumbencia. Tengo que irme. -Dice rápidamente al darse cuenta de su error.- Un placer.

A pesar de que no parecía que volvería a verle tras dejarlo plantado con la palabra en la boca,Lluvia volvió a verle. Y no una... Mil veces. Cada día iba al bar a tomarse un café. Siempre puntual,a las cinco de la tarde aparecía de traje,bien perfumado y tan atractivo como Lluvia lo recordaba de aquella noche,pero había algo raro,él,parecía no acordarse de ella... Y eso le molestó. Sin embargo,las miradas,las sonrisas furtivas y el simple roce cuando debía apsar por su lado,la hacían sentir cosas que no había sentido jamás.

-¿Lo de siempre? -Dice apareciendo en su mesa como cada tarde.

-Si,gracias.

-... Marchando... (No se acuerda de mi... O está enfadado. ¿Porqué me preocupa?)

-Lluvia,tráeme también una botella de agua. -Dice sin mirarla.

-¿Eh?... -Se tropieza,pero consigue sujetar la bandeja antes de que se le caiga.- Si,claro. Ahora mismo... (¿Si se acuerda? Mierda,está enfadado porque me fui sin más...).

La tarde pasó como siempre,pero con una diferencia,esta vez,él no se había marchado tras tomar el café. Se había quedado horas y horas,ahí sentado,con el mismo café y la misma botella de agua. Cuando Lluvia salió de trabajar,ahí seguía.

-Tenemos que hablar. -Dice serio.

-¿Eh? ¿Conmigo? -Frunce el ceño.- Mire señor,no le conozco. Lamento haberme ido de esa manera la otra noche,pero era tarde y estaba muy cansada. Y hoy,también lo estoy. Si me disculpa... -Siente que la agarra de la muñeca.

-No estoy enfadado por eso. -La hace girarse y hace que le mire.- Estoy enfadado por tu despreocupación de salir a altas horas de la noche y de trabajar en un antro como este.

-¿Qué? ¿Quién eres tú para echarme la bronca? No me la dan mis padres y me la das tú. ¡No te conozco! -Se suelta.

-Lluvia... -La mira con un cabreo tan tremendo que ella se encogió al verle. Se había hecho pequeña solo con su mirada.- Te acompañaré a casa.

Lluvia no pudo decir nada más. Se había quedado fría con la mirada. Ian la observaba mientras caminaban,pero ella seguía mirando al frente,nerviosa. Sabía que ese hombre no le iba a hacer daño,pero ella tenía miedo del amor. Era algo que dolía profundamente y lo había visto con su madre y su padre. Se habían hecho daño muchas veces hasta que al final la cosa resultaba: Imposible.

Lluvia sentía la necesidad de besarle,pero sabía que no era una buena idea. La acompañó hasta la puerta de su casa y no sabía porqué,pero algo dentro de ella,le decía que no iba a volver a verle. No eran nada,nunca se habían tocado,nunca se habían besado,no habían hecho ,ni dicho nada. Lluvia sentía como un vacío se apoderaba de ella.

-No voy a volver al bar.

-¿Porqué? -Se sorprendió de que su voz sonase tan serena cuando sentía ganas de llorar.

-Es lo mejor para los dos. Yo no soy bueno para ti. Aquella noche,cuando nos conocimos,vi cómo eres... Y no te mereces lo que yo estoy dispuesto a hacerte.

-¿Eh? -Lo mira sin entender,mas dolida de lo que jamás había pensado que podría estar.- No lo entiendo... ¿Qué es lo que no me merezco?

-Mereces amor. Y yo no puedo dártelo. -Su mirada profundizó en los ojos de Lluvia. Era como si estuviese analizándola por dentro. Un cosquilleo inusual en ella se apoderó de su cuerpo,pero no podía reaccionar. -Sé lo que sientes por mi. Sé como me miras... Sé lo que quieres. Y no te lo puedo dar. Lo siento. - La besa en la frente. - Cuídate. -Dijo caminando hacia otro lado y desapareciendo.

Lluvia se había quedado parada,había comenzado a llover,sentía que su corazón se había roto en mil pedazos,por un hombre al que prácticamente no conocía de nada. No supo cuanto tiempo estuvo ahí,tenía toda la ropa mojada y la cara bañada en lágrimas inexplicables,pero sin emitir ni un simple sonido. Lo que acababa de pasar,era inexplicable. No entendía nada. Un hombre acababa de rechazarla,sin tan siquiera dejarla rebatir sus palabras. Ese era el dolor que sentía cuando te rompían el corazón. Cuando alguien se llevaba una parte de ti para no devolvértela. Estuvo casi una hora bajo el agua,pero no se había movido ni un milímetro. El frío le calaba los huesos,pero imposible que pudiese moverse,sentía el cuerpo pesado,como si tuviese rocas sobre los pies. Hasta que un coche que parecía que seguiría adelante,paró justo delante de la puerta,pero ella seguía sin reaccionar.

-¿¡Es qué te has vuelto loca!?- Ian salió del coche dando voces,eran casi las dos de la madrugada.-¡Entra en casa!

-No. -Fue lo único que pudo decir.

Ian malhumorado,le quitó su bolso y sacó las llaves. Ella ni siquiera lo había mirado a los ojos. Era incapaz de hacerlo. Ian la cogió en brazos y la metió dentro del pequeño y derruido piso dónde ella vivía. No era grande,ni limpio y las paredes eran muy oscuras,al verlo,Ian se frustró. No podía imaginar a esa chica dulce viviendo en un sitio así. La desvistió,buscó el baño y llenó la bañera con agua muy caliente y la metió. Ella seguía sin reaccionar,había entrado como en un shock. Esa “despedida”,fue similar a la que tuvieron sus padres y revivirla había sido peor,mucho peor. Era como si le hubiesen traído de vuelta el pasado,pero esta vez jugando con su corazón. El perro yacía preocupado al lado de la pequeña bañera,mirando a su dueña y gimiendo cuando ella no le hacía caso.

Ian había desaparecido por la casa,se oían ruidos desde el cuarto de baño y gruñidos bastante atemorizantes. Los muebles se abrían y cerraban con rapidez,el cajón de los cubiertos se había abierto varias veces,seguidas de gruñidos de frustración,hasta que por fin entro en el baño con un plato de algo que “parecía” comida...

-Come. -Dice mirándola.

-No. -Era lo único que repetía.

-Come,Lluvia. No me hagas tener que obligarte.

-No. -Dice cada vez mas terca.

-¡Eres frustrante! -Dice metiéndole una cucharada en la boca.

-¡PUAG! ¿Se puede saber que es esto? -Reacciona ante el sabor amargo.

-Es lo que he encontrado en la cocina.-Se encoge de hombros.

-No. Puedes irte. No te necesito.

-No voy a irme hasta que no compruebe que estás bien.

-¿Porqué va a importarte como estoy? No debe importarte. Has dejado claras las cosas. Márchate. -Se levanta y coge una toalla. - No deberías estar aquí.

-Lo que he dicho antes...-Se queda callado al mirarla a los ojos.

-Ni se te ocurra repetirme esa panda de gilipolleces. Sal de mi casa, por favor. No quiero volver a verte. Nunca.

-Lluvia, escúchame...

-¡NO QUIERO ESCUCHARTE! -Sale del baño y se encierra en su habitación.

Un rato mas tarde, tras intentar entrar en la habitación mil veces para hablar con ella sin éxito, se oyeron unos ruidos e Ian se marchó... ¿Volvería a verle? ¿O eso era todo?...


¿Continuará?

La verdad, creo que esta historia la subí hace tiempo, pero no recuerdo cuando. Estoy en modo trasto, así que no me lo tengáis en cuenta si ya la habéis leído. JOJOJO Es lo que tiene estar embarazada, que te quedas medio atontada y te despistas un montón. Y yo pensando que esto no me iba a afectar jajajaja 

¡Feliz día de lotería! ¡Yo me voy a verla! Que igual mañana soy un poco adinerada, ¿qué? De ilusión también se vive. 😂

¡Un besote!

8 comentarios:

  1. Yo también tenía una relación muy especial con mi abuelo materno y lo tengo siempre presente.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que los abuelos, son los abuelos!

      Un besote!

      Eliminar
  2. Estas fechas tienen esos inconvenientes.

    Extraña estrategia de conquista la de Ian.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, este Ian me ha salido un poco rarito xD

      Un saludo

      Eliminar
  3. Estas fechas nos solemos poner ñoñas, y tu con las hormonas estás más sensible, pero seguro que si te llenas de amor y cariño te sentirás mucho mejor.
    Y quizás la vida sería diferente si estuvieras con esa persona, pero bueno... seguro que te estará viendo allá donde esté y estaría muy feliz de ver a Ian.
    TQ guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni estoy ñoña, ni sensible... Pero tú siempre te tomas las reflexiones por ese lado. Y ya deberías saber que no soy así, pero bueno xD

      feliz nochebuena!

      Eliminar
  4. Los abuelos... me hiciste recordar el mío, que partió hace ya varios años. Y lo extraño tanto como tu al tuyo.

    Una historia muy bonita, romántica y original. Pero que terca es esa chica, vamos. Yo creo que regresara, el que persevera alcanza. Y si el esta interesado, le valdrá y volverá. Me gusta el nombre de tu protagonista 'lluvia' . Deberias seguirla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío también partió hace mucho... En concreto doce años. y duele como si fuese ayer.

      El nombre de Lluvia era uno de los posibles, si en el vez de un niño, me hubiesen dicho que era una niña jejeje

      Un beso!

      Eliminar