viernes, 23 de septiembre de 2016

Ejercicio #22

¡Hola,hola!

¡LLEGÓ! ¡La lluvia,las tormentas...! ¡WIIIII! *Saltos de felicidad* Debo decir que el cielo esta mañana estaba despejadísimo,pero cuando han empezado a llegar esas nubes negras, amenazantes...*Brillito de alegría en los ojos* Me he puesto más feliz que una perdiz. Vale,que se nos ha inundado Mallorca,pero joder,nos hacía falta. Estábamos más secos que la mojama. Además,he echado una siesta de esas super relajantes,he leído tranquila,mientras la lluvia caía sin parar. Aunque he llegado cansadísima a casa,ha valido la pena.

Bueno,como muchos me habéis pedido una continuación del ejercicio de ayer y a veces me siento generosa y la lluvia me inspira... Así que allá vamos :) Si queréis saber de que va el rollo: click.



El teléfono


El teléfono comenzó a sonar de madrugada. Si,sabía perfectamente quién era. Ya tenía el billete preparado. Llevábamos seis meses saliendo en secreto. Mi jefe,el hombre perfecto. Nos habíamos acostado meses atrás y tras salir de esa ducha por primera vez,siguieron muchas. Y ahora,me iba de viaje con él. El barrio estaba oscuro y vacío. Habían pocas farolas,pero él ya estaba ahí. Esperándome con su sonrisa torcida y con esos ojos de depredador que tanto me gustaban. Me tenía embelesada y no solo por su enorme pene. Era la persona más inteligente que había conocido nunca. Inteligente,sexy,pícaro,con buena charla y para colmo... ¡Sabía cocinar! Lo que no esperaba es que tras coger el avión y llegar a esa pequeña cabaña nevada y acomodarnos,él me iba a tener la sorpresa más grande de mi vida.

Aun sonrío al recordarlo y recuerdo exactamente sus palabras: "Meredith,te quiero. Y sé que esto no es lo habitual,pero... ¿Te casas conmigo?".

Obviamente,salté en sus brazos y me lo comí a besos. ¿Cómo no iba a hacerlo? Era el comienzo de algo que no iba a ser perfecto,pero que prometía mucho. Además,ya no teníamos que escondernos cuando quisiésemos comernos la boca en el trabajo. ¿Para qué iba mentir? Ese hombre era mi debilidad. Y ya no hay lagarta que me lo pudiese quitar. Era mío en todos los sentidos.

6 comentarios:

  1. ¡El hombre perfecto es ese jefe! Me encantó y mira qué final <333

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿A qué si? YO me lo quedaba sin dudarlo. xD

      Un beso!

      Eliminar
  2. Vaya, eso de la sonrisa torcida y los ojos de depredador...qué tipo tan atractivo! Jajaja
    Yo tengo ganas de que llueva y refresque también por aquí abajo...a ver cuándo, que hace aún mucha calor!
    BESOS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí hoy ha hecho sol,pero se ha vuelto a nublar ahora. jejeje

      Un beso!

      Eliminar